Voces que dan visibilidad al autismo

Participantes, en la marcha Autismo Somos Todos, en la Plaza del Ayuntamiento. / J. m. Rodríguez / agm
Participantes, en la marcha Autismo Somos Todos, en la Plaza del Ayuntamiento. / J. m. Rodríguez / agm

Una marcha ciudadana por el casco antiguo recauda fondos para el colectivo de familias y personas con este trastorno

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Una voz fuerte y reivindicativa, envuelta en un azul intenso, el de las camisetas de las más de 2.600 personas que participaron en la marcha Autismo Somos Todos, retumbó ayer por la mañana por las calles del casco antiguo. Fue el grito unánime y profundo de aquellos que mostraron su apoyo a los que les toca vivir de cerca los trastorno del espectro autista (TEA), de aquellos que luchan día a día por mejorar su vida a base de empeño y esfuerzo. Mayores, jóvenes y pequeños se unieron por una misma causa: la de dar visibilidad a esta alteración.

A las puertas del Palacio Consistorial, las niñas Ana Navarro y Marta Jiménez fueron las encargadas de leer un manifiesto compuesto por frases muy reivindicativas. «Yo no quiero estar sola, quiero tener amigos»; «Es más lo que nos une que lo que nos separa»; «Tú vas en moto y yo en bicicleta, pero llegaré a la meta»; y «Te asombra mi sinceridad, pero cuando río, lloro, beso y abrazo lo hago de verdad», fueron algunas.

EL DATO

2.600
personas logró congregar ayer la asociación Autismo Somos Todos, en la marcha que recorrió calles y plazas del casco antiguo. Bajo una sola voz, todos pidieron más apoyo para el colectivo, que empleará lo recaudado para seguir investigando y realizando su labor.

Junto a ellas estuvo la alcaldesa, Ana Belén Castejón, que fue la encargada, sobre las once y media, de dar la salida a la marcha. Entre los participantes también estuvo Isabel Sandoval, junto a su marido Alberto Plaza y su hijo. «Estoy aquí por solidaridad y apoyo. Lo vivimos de cerca y estamos comprometidos con la gente que le pilla de lleno, que, por cierto, tiene muchas necesidades», indicó.

El sorteo de una bicicleta, de balones y una camiseta del Efesé cerró la jornada festiva

«Estamos aquí por solidaridad y apoyo; quienes lo sufren tienen muchas necesidades»

«Más investigación»

En el autismo, cuyas causas son objeto de investigación científica y cuyos efectos perduran durante toda la vida, confluyen, en distintos grados, tres déficit: de interacción social, de comunicación y de conducta (comportamientos e intereses restringidos).

Para ayudar a esta causa y «fomentar la investigación para paliar los efectos de este trastorno», acudió también Sonia Miñarro con Manuel, Mario y Rubén Godínez. Muy cerca de ellos iba Paloma García. Para ella, lo importante es «crear conciencia en la sociedad sobre los efectos de esta alteración. Por eso estamos aquí», dijo. Estuvo acompañada por Rafael, Paloma, Ana y Miguel Aguirre.

Esta marcha, de cinco kilómetros y no competitiva, está enmarcada dentro de las actividades que se llevan a cabo por el Día Internacional del Autismo, que se celebrará el próximo 2 de abril. Los beneficios obtenidos irán destinados, exclusivamente, al colectivo, que se centra en trabajar contra la invisibilidad de este trastorno y los derechos de las familias y afectados.

Tras recorrer varias calles del centro subieron al Parque del Molinete y pasaron junto al Barrio del Foro Romano y el Teatro Romano. Después, ascendieron hasta el Parque Torres, para bajar hasta los edificios de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT). Ya, por el Paseo del Muelle volvieron a la Plaza del Ayuntamiento, donde la asociación sorteó una bicicleta, balones de fútbol y baloncesto, una camiseta del FC Cartagena firmada por los jugadores del equipo y lotes de productos de Ricardo Fuentes. Los niños, tras un refrigerio en el avituallamiento, jugaron en los hinchables instalados en la plaza y participaron en las actividades organizadas para ellos.

La presidenta de la Asociación, Ana Moreo, dio las gracias a todos los asistentes «por dar visibilidad al Autismo» y, sobre todo, «a los más importantes, a los que nos dan lecciones de vida todos los días, a las personas con este trastorno».