La Guardia Civil avisa: Todo esto es lo que lleva una raya de cocaína

La Guardia Civil avisa: Todo esto es lo que lleva una raya de cocaína

Matarratas, desatascadores, pesticidas, fertilizantes, detergentes...

LA VERDAD

Lo que menos contiene una raya de cocaína es precisamente eso, cocaína. Para desconocimiento de adictos a esta droga y consumidores ocasionales, cuando compran unos gramos de esta sustancia no se imaginan cuáles son sus verdaderos ingredientes. La Guardia Civil ha confirmado en Twitter que la pureza de esta droga, que arrastra a un gran número de consumidores, oscila entre el 5% y el 40%, ni la mitad.

Por si la cocaína no fuera perjudicial por sí sola, la amalgama de ingredientes que la acompañan es, si cabe, aun peor. «Son cócteles mortales que es difícil entender cómo no matan a más gente de la que matan», según el Instituto de Medicina Legal de Galicia.

Situándonos en casos en los que una raya de esta sustancia contiene un 40% de cocaína, los investigadores afirman que además cotiene un 20% de analgésicos. También es habitual encontrar un 8% de anestésicos, que frenan la aceleración del ritmo cardíaco y entorpecen las comunicaciones de los impulsos nerviosos. En la misma proporción se puede hallar cafeína, que potencia el efecto de la cocaína. También se ha detectado piracetam, procedente del corte de la cocaína.

Sin embargo, en los laboratorios que analizan la composición de esta droga también han encontrado muestras de cocaína con matarratas, desatascadores, pesticidas, fertilizantes o detergentes. Sorprende también la presencia de anfetaminas, lidocaína, procaína, talco, dextrosa, tiza, sosa cáustica y quinina. No obstante, la cocaína llega a España, procedente de países como Bolivia y Colombia, con un 80% de pureza.

Entonces ¿por qué se altera su composición? La respuesta es sencilla, los traficantes ganan más dinero adulterando la cocaína. Por eso la mezclan, la cortan y le añaden todo tipo de sustancias. Un kilo de cocaína de gran pureza tiene un valor de 39.000 euros y venderla en esas condiciones supone un beneficio de casi el doble, ya que hacerse con un gramo de cocaína en la calle cuesta 60 euros. Pero, si cada kilo lo convierten en tres añadiéndole otros ingredientes, la rentabilidad de esta droga se multiplica hasta alcanzar los 180.000 euros. «La cocaína pasa al menos por tres manos que la adulteran hasta llegar a la persona que la adquiere en la calle», advierten desde los laboratorios que analizan las partidas que incauta la Policía Nacional.