Juzgarán a José López por amenazas y maltrato a un alto cargo de la Comunidad

José López, con la pierna derecha levantada, tras Fernando Mateo./LV
José López, con la pierna derecha levantada, tras Fernando Mateo. / LV

La magistrada entiende que, cuando era alcalde de Cartagena, el edil de MC incurrió presuntamente en delitos leves durante una discusión en público con el ex director general de FP Fernando Mateo

RICARDO FERNÁNDEZ y JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

El concejal y portavoz municipal de Movimiento Ciudadano, José López, se sentará en el banquillo de los acusados como presunto autor de sendos delitos leves de amenazas y maltrato de obra cuando era alcalde de Cartagena. La titular del Juzgado de Instrucción 2 de Cartagena, María Pascual, ha dictado un auto por el que da por finalizada la fase de investigación de la querella presentada por el ex director general de Calidad Educativa y Formación Profesional (FP) Fernando Mateo, quien llevó a los tribunales al antiguo regidor tras una fuerte discusión ocurrida el 1 de marzo de 2016, con motivo de un acto en la Escuela de Hostelería de Cartagena.

En la resolución, que lleva fecha de 21 de septiembre y que trascendió ayer, la magistrada acuerda el archivo provisional y parcial respecto a un delito leve de coacciones, otro de atentado contra la autoridad y otros de calumnias e injurias. El escrito ha sido trasladado a la Fiscalía y a las partes, que pueden presentar recurso.

Los hechos, por los que López tuvo que declarar como imputado el año pasado, tuvieron lugar en el contexto de una polémica por la negativa de la Comunidad a ceder al Ayuntamiento la réplica del submarino Peral, para colocarla en una rotonda delpaseo Alfonso XIII, mientras el Consistorio no se dirigiera formalmente a la Administración para formular esa petición.

El entonces regidor, que consideraba un menosprecio a Cartagena tener que seguir ese trámite, pidió el sumergible a la UPCT, que lo tenía cedido y que al final medió ante la Consejería para su colocación en la glorieta. La primera autoridad municipal, que gobernaba con el PSOE, llegó a afirmar airado esos días: «Pueden quedarse con la réplica y ponerla en el Segura, junto a la sardina. Estaría muy apropiado». Mateo, cuyo abogado es Francisco Luis Valdés-Albistur Hellín, denunció que, tras recibir distintas amenazas e insultos por parte de López, este intentó agredirle lanzándole una patada. Como prueba, aportó la grabación de las cámaras de videovigilancia de la Escuela de Hostelería, donde se ve a al exalcalde levantando la pierna derecha, mientras a poca distancia, y con una tercera persona entre ambos, Mateo baja una escalera.

La juez recuerda que el querellante dijo «haber sufrido diversos insultos por parte del querellado, al llamarle 'imbécil, marrano, sinvergüenza, puto cobarde, e hijo de puta', así como haberle proferido expresiones tales como que 'se metiera el submarino por el culo'. Y añade que el querellado niega haberse dirigido en tales términos al querellante.

En todo caso, concluye la instructora, tras la reforma del Código Penal, solo están tipificadas como delito las injurias graves; y, en este caso, «las supuestas palabras injuriosas que el querellante dice le fueron proferidas por el querellado no tienen encaje en el concepto público de graves», pues más allá de haber sido proferidas en un acto institucional «las mismas se corresponden con unos términos ciertamente desafortunados e injuriosos, vertidos en un acto en el que habría sido deseable un mejor 'saber estar' de las partes implicadas, dada su condición pública y el lugar en que se tuvo lugar el encuentro de ambas».

Ni atentado ni coacciones

A efectos penales, subraya la jueza, las palabras analizadas «obedecen al reflejo de un respeto perdido entre los dos, de una pésima relación personal previa entre las partes, pero de las que no se desprende que supongan un ataque grave y serio ni a la propia estimación ni al prestigio profesional del querellante».

La juez asume también las tesis de Vicente Pérez Pardo, letrado de López, y descarta un delito de calumnias. Mateo basa este en que el exalcalde le llamó «ladrón». La magistrada tampoco aprecia que haya un delito de coacciones y otro de atentado a la autoridad. Lo primero, porque de lo ocurrido cuando Mateo se disponía a abandonar el centro de FP de Hostelería «no se desprende prueba alguna, ni siquiera indicios, de que el querellado empleare violencia e intimidación psicológica mediante una conducta coactiva y cuyo único objeto fuera el de atemorizar al querellante, constriñendo su voluntad y su libertad ambulatoria». De lo segundo, tampoco considera la juez que López «atacara, ofendiera o denigrara la dignidad de la función pública que ostentaba el querellante».

Ante esta decisión de la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Cartagena, María Pascual, el portavoz de la formación 'popular' en el Ayuntamiento, Francisco Espejo, exigió al portavoz de Movimiento Ciudadano, José López, que dimita como concejal en Cartagena y «se vaya a su casa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos