El gran engaño: así se falsifican los rostros de los vídeos

El gran engaño: así se falsifican los rostros de los vídeos

Si creía que las 'fake news', las noticias falsas, habían traspasado todos los límites, prepárese para las 'deepfake', la manipulación de vídeos perfecta

LV / XLSEMANAL

El actor Jordan Peele 'mueve' los labios de Barack Obama. Cualquiera dispuesto a echarle horas puede hacer algo parecido. Han hecho falta 56 horas para crear esta pieza. En ella, unos labios prestados pronuncian el llamamiento que Peele quiere lanzar al mundo.

Así se falsifican los rostros de los vídeos con ayuda de la inteligencia artificial:

1.

Información de los rostros

El software descompone en fotogramas los vídeos de la persona elegida y de aquella que debe sustituirla. Hacen falta al menos 500 imágenes individuales de ambas personas para conseguir un resultado óptimo.

2.

El programa aprende solo

A partir de estas imágenes individuales, unas redes neuronales artificiales (conocidas como generative adversarial networks) aprenden a sincronizar de forma fiable ambos rostros desde todos los ángulos y en todas las posiciones.

3.

El resultado: una 'Deepfake'

De esa manera, el programa utilizado (por ejemplo, FakeApp) es capaz de sustituir el rostro de la persona elegida parcial o totalmente por el segundo rostro. Un vídeo generado por este procedimiento se denomina deepfake.

Objetivo: desacreditar

Emma González, de 18 años, se ha convertido en un icono de la lucha por el control de armas en Estados Unidos. Esta joven era alumna del instituto de Parkland, donde se produjo una matanza, y saltó a la fama por sus impactantes discursos. Unos desconocidos manipularon un vídeo suyo con una diana (vídeo original) y la sustituyeron por la Constitución de Estados Unidos con el objetivo de desacreditarla. ¿Y si todo el mundo solo cree lo que quiere creer?

 

Fotos

Vídeos