La OCU avisa: el aloe vera no es tan bueno como crees

La OCU avisa: el aloe vera no es tan bueno como crees

A pesar de sus propiedades nutricionales el consumo excesivo conlleva riesgos para la salud

LA VERDAD

La remodelación de nuestra alimentación pasa por la inclusión de nuevos alimentos. Para estar a la última en lo que a gastronomía se refiere muchos comensales han incorporado en su dieta nuevos alimentos, que han acabado poniéndose muy de moda. La popularidad de estos contrasta con los últimos hallazgos de la EFSA (Autoridad de Salud Alimentaria Europea), de los que se ha hecho eco la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). El informe concluye que el abuso de estos alimentos pone en riesgo la salud de las personas y recomienda consumirlos con moderación.

1. Aloe vera en bebidas y suplementos

La aloína, uno de los componentes del aloe vera, mejora la función intestinal y tiene un efecto laxante. Sin embargo, una ingesta excesiva de aloína podría resultar tóxica aunque el límite de seguridad aun no se ha establecido.

2. Smoothies de hojas verdes

Se trata de una variedad de zumos elaborado a partir de frutas y verduras de hoja. A pesar de que algunos los recomiendan para perder peso, los beneficios de este alimento no están nada claros. Estos smoothies podrían ser portadores de virus y bacterias, tienen un alto nivel de nitratos y de ácido oxálico. Por lo tanto, se debería moderar su ingesta. La EFSA ha indicado que consumir más de 180 mg diarios de esta bebida eleva el riesgo de formación de cálculos renales y dificulta la correcta absorción de minerales como calcio, hierro o potasio. No obstante, en el caso de verduras de hoja verde cocinada estos riesgos se reducen.

3. Seta shiitake cruda

Esta seta contiene lentinan, un azúcar que puede provocar dermatitis. Sus síntomas son rojeces, sarpullidos y urticaria, como arañazos en el tronco, brazos y piernas. Pueden durar hasta 21 días durante los que el paciente será tratado con corticoides y/o antihistamínicos.

4. Algas

Pueden aportar un exceso de yodo y otras sustancias peligrosas como metales pesados, norovirus o toxinas. Su uso en agricultura y ganadería podría intoxicar a animales y suelos debido a su alto contenido en arsénico, un material pesado.

5. Té verde y catequinas

Los extractos muy concentrados de verde suelen venderse en forma de suplementos con supuestas propiedades antioxidantes. En estos suplementos se concentra uno de sus componentes, la catequina, que puede dañar el hígado.

Más sobre alimentación