Los 6 alimentos que nunca deberías congelar

Los 6 alimentos que nunca deberías congelar

Perderán así sus propiedades e incluso podrían echarse a perder

LA VERDAD

La congelación es el método que muchos utilizan para librarse de cocinar durante varios días. También es el destino elegido para los productos que están próximos a su fecha de caducidad. Aunque resulte muy cómodo lo cierto es que congelar ciertos alimentos puede ser arriesgado porque sus propiedades organolépticas desaparecerán y además podrían echarse a perder. Es el caso de los que mostramos a continuación.

1. Huevos

Para congelarlos debemos abrirlos y colocarlos en recipientes de magdalenas hasta que queden duros. Después, para que no absorban aromas de otros productos, los metermemos en bolsas herméticas. Si no lo hacemos así, las bajas temperaturas reventarían la cáscara al aumentar el volumen del interior.

2. Verduras

El alto porcentaje de agua que contienen las verduras hace que, tras la congelación, su textura se reblandezca y tenga un mal aspecto. No obstante, serían aptas para hacer puré.

3. Pasta

Cocer una ración de pasta no es una tarea pesada. No obstante, los que optan por congelar el plato cocinado ya habrán descubierto que la pasta queda gomosa y poco apetitosa, al igual que las verduras.

4. Lácteos

Congelar la leche, los yogures o la nata no frena su fecha de caducidad, al contrario de los que muchos piensan. Los lácteos se cortarán y se llenarán de grumos. El queso podría ser una excepción aunque quedará correoso y y perderá sabor.

5. Patatas

No se ponen malas si se congelan aunque durante este proceso se logra cristalizar la fécula que le aporta textura y consistencia a la patata. Pero cuando regresa a temperatura ambiente se deshacen y pierden sabor.

6. Salsas

La mayoría de salsas, caseras y de bote, contienen harian o almidón de maíz. Estos dos ingredientes se cristalizan en el congelador y, en consecuencia, pierden textura y se separan del resto de ingredientes.