Es tiempo de setas: aprende a identificar las que son venenosas

Es tiempo de setas: aprende a identificar las que son venenosas

La OCU avisa de que sólo una pequeña parte de las setas que aparecen en esta época del año son comestibles

LA VERDAD

Estamos en plena temporada de setas. Este otoño los aficionados a la micología peinan los campos y bosques para recoger estos hongos que luego cocinan en casa. Sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de que la mayoría de ellas no se puede comer.

Sólo una minoria de setas son comestibles. El resto son tóxicas, más o menos peligrosas y otras tienen un mal sabor. Además, las fotos de las guiás de micología no son fiables teniendo en cuenta que el color de una seta varía en función de la zona en la que haya nacido. Si tenemos la más mínima duda, lo mejor es no cogerla.

La OCU avisa de que hay ejemplares venenosos que guardan muchas similitudes con otros comestibles. Por eso, hay que coger sólo las setas que conocemos a la perfección y en zonas conocidas. Siempre podemos consultar a un micólogo.

La seta asesina

Amanita phalloides
Esta seta es la causante de la mayoría de envenenamientos mortales. Es de color blanquecino con tonos verdosos, tiene el sombrero extendido, un pie esbelto y láminas bajo el sombrero. Su característica más peculiar es un anillo como un faldón que rodea el pie, aunque puede desaparecer. Bajo el pie hay una volva que parece un saco del que hubiera salido la seta y que permanece en la tierra. La carne tiene un olor agradable. En general, hay que huir de todas las setas blancas de láminas blancas.
Amanita phalloiedes
Amanita phalloiedes

Hay falsos mitos sobre cómo reconocer setas tóxicas que realmente no son efectivos. Algunos de ellos son los siguientes:

1. Si están mordidas por animales son comestibles. Lo cierto es que pueden ser comestibles para algunos animales y tóxicas para las personas.

2. Si se hierve la seta con un utensilio de plata y éste se vuelve negro la seta es tóxica. Esta creencia no tiene fundamento alguno.

3. La seta es tóxica si se oscurece al cocerla con ajos o cebollas. Esto tampoco tiene nada que ver.

4. Pierde la toxicidad si se cuece o se pone en vinagre o salmuera o sólo son peligrosas si se toman crudas o poco cocinadas. Estos son otros dos mitos.

5. Sólo son tóxicas si cambian de color al partirlas. Esto no tiene nada qu ver puesto que los níscalos cambian de color y no son tóxicos y la Amanita falloides mantiene su blancura y, sin embargo, es mortal.

Todo sobre las setas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos