La asociación de discapacitados y el cura de La Purísima buscan un acuerdo por el solar

Ampy rebaja la tensión con la Fundación Aynat para alcanzar un consenso definitivo sobre el terreno donde realiza su actividad

ÁNGEL ALONSOYecla

Más cerca, aunque todavía queda camino que recorrer. El conflicto abierto entre la Asociación de Personas con Discapacidad Intelectual de Yecla (Ampy) y la Fundación Aynat puede que no llegue a los tribunales si antes se alcanza un acuerdo. Se celebró una reunión en la notaría de la ciudad a la que han asistido representantes de las partes con la mediación del alcalde de Yecla, Marcos Ortuño y el notario para intentar solventar el conflicto que llevan arrastrando en los últimos años y que estalló públicamente el pasado mes de mayo.

Entonces hubo declaraciones de los responsables de Ampy culpando a la fundación de intentar interferir en la asociación y un comunicado remitido desde Aynat donde se llegó a hablar de intereses políticos de personas de Ampy. La discusión se centra en lo que puede o no hacerse en los terrenos donde tiene su actividad y que son propiedad de Aynat. Según explican ambas partes, la reunión del pasado miércoles fue «positiva» en cuanto al «acercamiento de posturas» y se vislumbra un «posible acuerdo».

El presidente de Ampy, Pedro Ángel Sandoval, valoró positivamente el resultado de la reunión a la espera de que puedan celebrarse más encuentros. Sandoval se mostró prudente pero optimista en la resolución del conflicto. Por su parte, el párroco de la Purísima y presidente de la Fundación Aynat, José Antonio Abellán, asegura que «todo lo que sea diálogo y clarificación es bueno». Además, está a la espera de la respuesta que pueda dar la directiva de Ampy sobre la última propuesta que ha planteado la fundación. Personas que estuvieron en el encuentro explican que que todavía quedan algunos puntos por resolver pero se valora la predisposición a llegar a un entendimiento y no seguir con la escalada verbal de enfrentamiento público.

Mientras llega ese momento, el abogado de Ampy, Luis Gandía, explica que lo que defienden desde la asociación de personas con discapacidad es la figura del derecho de superficie. Esta figura legal permitiría a la fundación mantener la titularidad del terrenos y a Ampy seguir con la actividad tal y como está ahora. Ese derecho de superficie obligaría a la asociación de personas con discapacidad a no moverse un ápice de los fines para los que se creó y a cambio la fundación le otorga derechos sobre su propiedad por un periodo de tiempo a determinar.

Antes de la reunión, desde la Fundación Aynat emitían un comunicado en el que aseguraban su predisposición a llegar a un acuerdo y que «ni pretende ni ha pretendido nunca una injerencia a Ampy ni existe ningún ánimo de pretensión laboral o de cualquier tipo». Por el momento no hay fecha para un nuevo encuentro entre las partes aunque Ampy sí que programó para el próximo lunes una reunión de su junta directiva.