Podemos acusa a López Miras de no actuar con la desaladora por estar «a dedo por el cerebro de la trama»

Óscar Urralburu, en una imagen de archivo./Vicente Vicéns / AGM
Óscar Urralburu, en una imagen de archivo. / Vicente Vicéns / AGM

El secretario general del partido en la Región, Óscar Urralburu, opina que la investigación de la planta de Escombreras «es una muestra más de la trama mafiosa que supone el PP»

EPMurcia

El secretario general de Podemos Región de Murcia y portavoz del Grupo Parlamentario, Óscar Urralburu ha afirmado que el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, «no ha movido un dedo respecto a la desaladora de Escombreras porque él está a dedo por el cerebro de la trama», según informaron fuentes de la formación morada en un comunicado.

En este sentido, ha valorado que la decisión de la fiscal que investiga el caso de la desaladora de Escombreras de solicitar intervenir los pagos de la planta desalinizadora «es una muestra más de la trama mafiosa que supone el PP para la Región de Murcia».

Más

A su juicio, esta decisión «nos indica que es el momento de que sean desalojados del Gobierno mediante las urnas a voluntad de una ciudadanía que no quiere seguir viendo como los integrantes del PP esquilman la Región, y engrandecen los bolsillos propios y de sus amigos a costa del erario público».

Urralburu ha afirmado que «un gobierno, con López Miras a la cabeza, que permite el desarrollo de un chiringuito mafioso, sin ningún tipo de límite político o ético, es un gobierno incapacitado y tóxico para el desarrollo y el futuro de la Región».

«Nos encontramos ante una obra que pasó de un coste real de 111 millones de euros cuyo objetivo era procurar el agua de riego desalada que se ha convertido en la tapadera de una trama mafiosa que acabará costando 600 millones de euros a todos los murcianos y murcianas que van a ir a parar a las manos del grupo ACS, presidido por Florentino Pérez», ha aseverado.

La actuación de la fiscal ordenado la intervención de los pagos de la desaladora de Escombreras, en su opinión, «muestra que la desaladora no se construyó ni para los agricultores ni para el consumo humano, se hizo para promover el pelotazo urbanístico y para saquear las arcas públicas así, en estos momentos, la intervención de la fiscalía pone límites a un delirio megalómano y corrupto con un final definitivo en mayo de 2019».