Cs plantea a PP y PSOE un pacto en Cartagena

Manuel Padín y Miguel Garaulet, en Cartagena en 2018. / J. M. R. / AGM
Manuel Padín y Miguel Garaulet, en Cartagena en 2018. / J. M. R. / AGM

El liberal Manuel Padín quiere ser el alcalde y gobernar dos años con los populares y dos con los socialistas para evitar el «populismo» de MC

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ y GREGORIO MÁRMOL

Como ocurrió hace cuatro años, las horas previas a la constitución de la nueva corporación local en Cartagena han propiciado un escenario de incertidumbre sobre el partido o los partidos que gobernarán el municipio. En junio de 2015, un pacto de legislatura entre PSOE y MC dejó sin la alcaldía al PP, que fue la lista más votada. Y anoche, Ciudadanos (Cs) planteó, por medio de su diputado Miguel Garaulet, a PP y PSOE un acuerdo de gobernabilidad que impida llegar al poder de MC, vencedor el 26-M.

De cuajar un entendimiento, en los términos planteados por la formación liberal, el alcalde hasta 2023 sería su cabeza de lista, Manuel Padín, y no el de MC, José López.

Cs remitió una propuesta por escrito, según la cual habría un reparto de poder donde PP y PSOE solo tendrían que votar juntos en el Pleno de investidura de mañana, para que Padín obtenga al menos la mayoría absoluta de catorce votos.

«Ciudadanos propone dos acuerdos de gobernabilidad para la conformación de un ejecutivo integrado, de manera proporcional a sus apoyos electorales, por concejales del Partido Popular y de Ciudadanos durante los dos primeros años, y de Ciudadanos y PSOE en los últimos dos años de legislatura, o viceversa», reza el texto. Cs tiene dos concejales, el PP siete y el PSOE, seis.

La oferta fue estudiada por el comité negociador regional del PP y por su presidente, Fernando López Miras. La dirección del PSRM, liderada por Diego Conesa, también contactó con Cs para abordar el asunto con su secretario de Organización, Fran Hervías. Antes, Padín conversó con la alcaldesa en funciones, la socialista Ana Belén Castejón.

Cs llamó a superar «las profundas diferencias ideológicas entre populares y socialistas», porque «las situaciones extraordinarias requieren soluciones extraordinarias». Entre sus argumentos básicos están «impedir el regreso del populismo localista destructivo al Gobierno de Cartagena»; y dotar de «estabilidad y gobernabilidad al municipio», frente a un gobierno en minoría de MC (ocho concejales), para atraer «a los inversores» y garantizar la aprobación, en el Pleno, de los presupuestos.

El PP contestó que la mejor forma de dar estabilidad a Cartagena es hacer alcaldesa a su candidata, Noelia Arroyo, y formar un gobierno tripartito, para toda la legislatura y proporcional a sus votos. Las tres formaciones se emplazaron a avanzar hoy en el diálogo.