Vecinos de Benizar no votarán en los comicios por el «abandono» que sufren

Un grupo de vecinos hablan sobre los problemas de Benizar, este martes./Edu Botella / AGM
Un grupo de vecinos hablan sobre los problemas de Benizar, este martes. / Edu Botella / AGM

«Estamos hartos de que nuestras carreteras sean un dolor; esta es nuestra forma de castigar a los políticos», aseguran

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOSMoratalla

Hace cuatro meses se reunieron en una asamblea para ver de qué manera podían abordar un problema que les lleva de cabeza desde hace décadas: el arreglo y la remodelación de la carretera RM-B30, la vía que conecta Castilla-La Mancha y la Región de Murcia. Los vecinos de la pedanía de Benizar, en Moratalla, acordaron en ese encuentro no votar en las próximas elecciones municipales (26 de mayo), ni probablemente lo hagan en las generales del 28 de abril. «Esta es nuestra manera de castigar a los políticos, que nos tienen abandonados año tras año. El principal problema es que estamos en medio de dos regionales, y ninguna de ellas quiere hacerse responsable de nuestro pueblo», denuncian cabreados los residentes. Para llegar a Benizar desde Murcia hay que entrar en La Mancha y volver a salir. La distancia entre esta pedanía y Moratalla es de 32 kilómetros.

Los ánimos están muy crispados en esta localidad, que cuenta con un total de 860 vecinos censados. El cabreo de estos es el estado que presenta dicha vía. «Hay zonas en las que no caben dos coches. Además, los baches son habituales en la mayoría de tramos, aunque ahora parece que la Comunidad ha espabilado y ayer vinieron a tapar con hormigón esos socavones, pero de mala manera. Es un dolor de vía», insisten Ana Moreno y Sergio Sánchez, vocales de la asociación de vecinos. «Estamos hartos de que las comunicaciones sean un peligro para llegar hasta aquí», advierten.

El problema de esa carretera salpica, de forma directa, a los vecinos que llaman a una ambulancia cuando se sienten indispuestos. Uno de ellos es Francisco Martínez. «El pasado lunes empecé a sentir un dolor muy fuerte en el pecho y pensé que me moría. Llamé a la ambulancia. Los médicos, que vienen desde el hospital comarcal, tardaron casi tres horas en llegar a mi casa a causa del estado de la carretera», relata. «Necesitamos una vía convencional en condiciones, en la que puedan circular dos coches y tenga seguridad», pide.

Riesgo de inundaciones

El alcalde pedáneo, Juan Rodríguez, sostiene que «no vamos a votar en las elecciones municipales para ver si los políticos se dan cuenta de que existimos. Y la mayoría de vecinos está ya pensando en no depositar ninguna papeleta en las generales también como medida de castigo». Relata que «el pueblo está envejecido. Muchas personas mayores se están muriendo, y los jóvenes optan por irse a la ciudad en busca de oportunidades, porque aquí no se hace nada para crear empresas ni oportunidades», asevera Rodríguez.

Sergio Sánchez muestra a 'La Verdad' un vídeo de dicha carretera completamente anegada. «Cuando hay lluvias torrenciales, es imposible circular con el coche, porque el agua no se va de la vía», lamenta. «Aquí estamos todos hasta las narices de los políticos. No nos sentimos defendidos por ellos».

La Consejería de Fomento defiende que «ya se han adecuado dos tramos de la vía, y queda una tercera actuación en el tramo que va desde Benizar hasta Otós. Las actuaciones contemplan la remodelación de la carretera, con mejoras de drenaje y pavimentación. La cuantía asciende a 589.000 euros».

«Los pueblos son necesarios»

Pero los vecinos no pueden ocultar su malestar. «Es una pena que nuestros políticos de Moratalla no hayan peleado lo suficiente para que nuestro pueblo siga creciendo. Por eso no vamos a votar a ninguno», exponen varios asiduos al bar El Manta, donde cada día se comenta todo lo que ocurre en la localidad. «Los pueblos somos los pulmones del mundo. Por eso seguimos siendo necesarios», recalcan, con la esperanza de poder conseguir que se remodele la carretera que tanto les quita el sueño.