El PP de Lorca no hará actos de campaña en Semana Santa, «que es sagrada», advierte el alcalde

Fulgencio Gil anuncia medidas para evitar que mítines, actos públicos y banderolas puedan «empañar» los desfiles

INMA RUIZ

La coincidencia de la campaña electoral de las generales con la Semana Santa ha sentado particularmente mal al alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, del PP, quien ayer pidió que no haya «interferencias» políticas durante la celebración de las procesiones. Por ello, anunció medidas para evitar que mítines, actos públicos o propaganda electoral puedan «empañar» los desfiles, declarados fiesta de interés turístico internacional, y que cada año atraen a miles de visitantes.

En el ámbito municipal, el lunes comunicará a la Junta de Portavoces municipales su intención de limitar los espacios públicos para la colocación de la propaganda electoral. Su objetivo es impedir que banderolas con las caras de los candidatos cuelguen de las farolas de la Avenida Juan Carlos I, por la que discurren los desfiles bíblico-pasionales, y en las que habitualmente cuelgan pendones y gallardetes con los anagramas de las cofradías.

La misma limitación será de aplicación en otras calles incluidas en el itinerario de las procesiones o de las salidas penitenciales. Los acuerdos que alcancen los partidos serán comunicados a la Junta Electoral y a las cofradías.

El Ayuntamiento de Murcia deberá decidir si permite propaganda en las tribunas de Gran Vía

En esa declaración advirtió, ya como candidato del PP a la alcaldía, que su partido no hará «ningún acto electoral durante la Semana Santa» y eso incluye incluso faltar a la pegada de carteles con la que arrancan los 15 días de propaganda.

El acto se celebra tradicionalmente en la plaza de La Estrella, en el barrio de San Cristóbal, el lugar en el que se citan los partidos para iniciar la pegada de carteles. Pero esta vez no estarán todos. El inicio de la campaña coincide con el comienzo de la Semana Santa, que en Lorca se celebra esa medianoche con la multitudinaria Serenata del Paso Azul a la Virgen de los Dolores y el alcalde ya ha anunciado que será allí donde él esté.

Gil reiteró que «la Semana Santa es sagrada en Lorca», calificó de «dislate» la elección de la fecha para los comicios y pidió al resto de formaciones políticas que contribuyan a que las procesiones «se puedan celebrar con total lucimiento».

La primera procesión

En Cartagena, también la pegada de carteles coincidirá con el inicio de su día grande, el Viernes de Dolores. Tres horas después de ese acto político, saldrá a la calle la primera procesión de España, el vía crucis del Cristo del Socorro. El recorrido de los desfiles no suele albergar banderolas ni cartelería de partidos en época de elecciones, aunque sí avenidas por las que se accede al centro histórico, como Alfonso XIII y Alameda de San Antón.

La pegada de carteles precederá en Cartagena a la primera procesión de España, la del Socorro

En Murcia, su Ayuntamiento también deberá decidir si permite la publicidad de los partidos en lugares como la Gran Vía, donde se instalan las tribunas para las procesiones y los desfiles de fiestas.