Juanfran, «más fuerte que nunca»

Juanfran, Lucas Vázquez, Sergio Ramos y Jordi Alba/
Juanfran, Lucas Vázquez, Sergio Ramos y Jordi Alba

Sus compañeros confirman que ven «muy animado y positivo» al lateral, ovacionado en sus dos apariciones públicas tras la final de Milán.

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«Se lo digo a todo el mundo; sobre todo a los que me conocen y tengo más contacto diario con ellos en el día a dia. Estoy más fuerte que nunca y con ganas de salir campeón con la selección», aclaró Juanfran Torres en su primer acto público tras la final de la Champions League, en la que fue protagonista por marrar un penalti en la tanda decisiva con la que se resolvió el título. El alicantino insiste a su más cercanos que no se preocupen, que se encuentra con más ilusión y fuerza que nunca. Y en el seno de la selección dan fe que es así, aunque a todos ellos se les encogió el corazón al ver juntos en Schruns que el destino esquivó a Juanfran, uno de los más queridos de la caseta. «Son cosas del fútbol, cosas que pasan. Es un jugador muy fuerte mentalmente y vamos a estar ahí apoyándole», recuerda Pedro desde el pasado domingo. «El fútbol fue cruel otra vez con el Atlético. Y que fallara Juanfran me tocó más todavía, porque es el mejor amigo que hice en el Atlético o al menos con el que compartí más cosas fuera del campo. Lo conozco perfectamente, es muy fuerte y en su cabeza sólo estará hacer una gran Eurocopa», avisa David Villa, el 7 de España.

«Soy un tío positivo en la vida, para todo», suele decir Juanfran consciente de que esa actitud le ha ayudado a superar situaciones complicadas. César Azpilicueta, junto a Koke uno de los que más tiempo de la caseta ha compartido con el alicantino, compartió banda con él en Osasuna: uno era lateral y el otro interior. A los dos les marcó el Bernabeú en su carrera, ya que ambos debutaron en Liga en ese estadio, y juntos vivieron un 18 de enero de 2009 una de las situaciones más surrealistas e injustas que se recuerdan. Juanfran fue objeto de dos claros penaltis por parte de Gago y Pepe. El árbitro, Pérez Burrull, entendió que en ambos fingió y le mostró dos amarillas. Incluso llegó a decirle: «Por lo menos, tírate bien». Era la primera expulsión de su carrera y no pudo reprimir las lágrimas de impotencia. «Con el corazón digo que no me he tirado en ninguno de los dos penaltis», aclaraba con pesar. Aceptó las disculpas del colegiado, que pasó por la nevera y le vio marcar dos goles la primera vez que se reencontraron en un Villarreal-Osasuna. Además, aquella campaña, en la vuelta, en la última jornada del campeonato, se desquitó con un golazo de volea que supuso la salvación rojilla. «El fútbol siempre da revancha», suele recordar Koke.

Querido en la caseta

Si el día del PSV, cuando marcó el penalti decisivo, se le agotó la batería por todas felicitaciones que había recibido en su móvil, tras Milán aún tenía más: todos eran de apoyo, ese que le mostró una afición atlética que estos días ha acudido a la tienda oficial a comprar más que nunca su camiseta. Optó por mandar una carta a la afición y se tomó su tiempo para contestar uno a uno esos mensajes días después, tras cargar pilas con su familia y sus hijos (Óliver y Alexia). «Es un fenómeno, hay que darle las gracias por cada gota de sudor que derrama sobre el campo. Es un ejemplo, uno de los mejores profesionales que he conocido en un vestuario. El fútbol es así. Muchas veces la persona que menos lo merece le toca vivir un momento como este. Él pidió perdón, se sintió dolido. Él no tiene que pedir perdón por nada. Es un compañero intachable, que queremos y admiramos. Y estamos seguros de que tendrá una oportunidad para sentirse afortunado en el futuro. Conociéndole como le conocemos trabajará para ello», explicó Fernando Torres tras la final continental.

Y lo más inmediato para Juanfran es la Euro. En el primer entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas fue uno de los más aclamados, al igual que sucedió este domingo en un acto publicatario de Adidas en la Gran Vía madrileña. «Ha sido un año muy bonito para el Atlético y la pena ha sido al final que no hemos podido bordarlo con esa Champions que tanto soñamos los atléticos. Pero vamos a volver. Estoy convencido. El destino ya no nos debe una, nos debe dos Champions. A la tercera será la vencida y lo dije hace poco: veremos a nuestro capitán (Gabi) levantar la Champions algún día. Ahora mismo lo más importante es la selección. Queremos dar una alegría a todos los españoles, somos un grupo excepcional y creo que lo vamos a conseguir», aventuró el lateral, que está esperanzado de que su tercer torneo sea su competición definitiva con España.

Primer torneo titular

En la Euro 2012 acudió tras una lesión de última hora de Andoni Iraola y pudo estrenar su palmarés con España pese a que no pudo jugar. En 2014 sólo disputó un encuentro, cuando la selección ya estaba eliminada, ante Australia, dando la asistencia de uno de los goles. Ahora, tras ser titular indiscutible en toda la fase de clasificación, se presenta en Francia dispuesto a volver a disfrutar con La Roja, que le hacía vibrar cuando era pequeño. Le dio más disgustos (Inglaterra en 1996, Nigeria en Francia 98, Francia en la Euro 2000) que alegrías pero ya entonces estaba en lo cierto: lo bueno estaba por llegar. «Para todos los que venimos aquí defender a España es lo más importante en nuestras vidas», suele decir cuando se le habla de la selección.

Del Bosque tiene claro que el rojiblanco es consciente de que «lo importante es que todos aquí se aíslen de los avatares de los clubes o de los piques. Estaremos aislados y unidos como siempre». El primero en mostrar ese apoyo en público fue Sergio Ramos, que mantuvo una discusión con el atlético en la final de la Champions, antes de la tanda de penaltis. «Rifi rafes tengo todos los días entrenado con mis compañeros o con mi mujer en casa (dijo para rebajar tensión). No hay ningún problema. Al acabar la final hablamos con ellos y no hay ningún problema», dijo el madridista antes cumplir con la promesa, darle un abrazo, que había hecho a la prensa minutos antes.