Eclosión de color y bailes imposibles en Beniaján

Una de las integrantes de la comparsa Las Divinas, durante el desfile de este domingo./
Una de las integrantes de la comparsa Las Divinas, durante el desfile de este domingo.

La Musa lució un impresionante traje con ruedas que, debido al viento, requirió ayuda para empujarlo

M. CARMEN RAMÍREZ

Beniaján vivió este domingo su día grande en una tarde en la que las veinte comparsas del Carnaval de la pedanía sacan su artillería pesada para ofrecer un desfile espectacular que destaca por sus llamativos disfraces y sus elaboradas coreografías. Abrieron el cortejo los pequeños de la comparsa Los Chapulines que, vestidos de camareras 'vintage', con bandeja llena de 'cupcakes' incluida, despertaron la mayor de las ternuras al ver a los niños, algunos muy pequeños, bailando y tratando de seguir los pasos. Los miembros de la Asociación Nuevo Horizonte, imprescindibles en Beniaján, lucieron unos trajes azules y plateados y unos bailes muy ensayados, que despertaron los aplausos del público.

GALERÍA DE FOTOS

La Musa apareció en escena con su comparsa, Revolución, llevando un impresionante traje con ruedas, -que por momentos se volvió difícil debido al viento y requirió ayuda para empujarlo-, con dos cabezas de dragón enormes, plagado de plumas verdes y colas de dragón culminadas con bolas rojas de estilo japonés. Los chicos de su grupo, vestidos con un sencillo traje de egipcio, protagonizaron una espectacular coreografía.

Un año más, los chicos del Mejillón Colorao despertaron las risas de los asistentes. Vestidos de Payasos de la Tele, avanzaban desganados con bailes totalmente arrítmicos cuando de repente empezó a sonar la música del circo y se metieron en la furgoneta. De allí salieron vestidos con lo que debía ser un traje típico de carnaval, con la falda de flecos y el tanga asomando, haciendo las típicas coreografías, a modo de parodia.

Espectaculares fueron de nuevo las chicas del ballet de Mamen Artero. Vestidas de panteras, con trajes negros ajustados, la cara pintada de negro y los ojos perfilados de amarillo, bailaron unas impresionantes coreografías, con contoneos y gestos de las propias panteras. Las bailarinas provocaron los aplausos de los asistentes por su profesionalidad y por la vistosidad de los movimientos.

A Tabla con la Cabra escogió el cabaret como motivo de su disfraz. Los chicos y chicas de esta comparsa hicieron un bonito baile en el que destacaron los pasos en los que las chicas eran elevadas y los chicos se fueron desvistiendo hasta quedar en calzoncillos y tirantes, provocando el asombro del público.

Los de la comparsa Yogavi salieron de indios. The Diamonds de conejitas con tutús rosas y corpiños blancos. Las Divinas, de egipcias con plumas naranjas y un enorme tocado. Las Chulis recordaban a las burbujas del cava del anuncio. No faltaron los habituales trajes de pavo real de todos los colores, azules, rojos, blancos y dorados. O las Bollo Tierno, que escogieron una fantasía de leopardo con plumas de faisán. Las Guerreras vistieron de ángeles negros y las Tropicana con motivos negros y plateados.