Malestar e inquietud en La Manga Club al salir el dueño en los 'papeles de Panamá'

Jordi Robinat. /
Jordi Robinat.

Los empleados del sector de hostelería amenazan con protestar por los recortes en la empresa de Jordi Robinat, en una cita mundial de abogados

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

«Indignados y preocupados», porque la misma empresa donde ha habido despidos, un expediente de regulación de empleo (ERE), una pérdida salarial del 16% en los últimos ocho años y una acumulación de 5 millones de euros de deuda con proveedores tiene al frente a Jordi Robinat, una persona implicada en el listado de sociedades 'offshore' (opacas a nivel fiscal) desvelado en los 'papeles de Panamá'.

Así están los empleados del área de hostelería del complejo turístico La Manga Club, en Cartagena, que a través de sus representantes sindicales han convocado concentraciones de protesta por la gestión de la compañía propietaria, el retraso en la firma del nuevo convenio colectivo y el temor a que los impagos y la investigación sobre las actividades del bufete panameño Mossack-Fonseca desemboquen en otro ERE.

Según ha desvelado 'El Confidencial', el empresario catalán Jordi Robinat, director general de MedGroup, sociedad propietaria de La Manga Club y de Inmogolf, tuvo poderes en la firma Bromela LTD, con sede en Islas Vírgenes. Robinat, que según la publicación liquidó esta última mercantil en febrero de 2007, fue socio del magnate húngaro George Soros. Con él impulsó un proyecto de inversión inmobiliaria en hoteles y segunda residencia en España entre los años 2002 y 2010.

Ante esta revelación, los sindicatos del área de hostelería de La Manga Club han convocado acciones de protesta para la próxima semana. Esta sección agrupa a unas trescientas personas, a las que hay que sumar otro centenar de la parte deportiva.

El presidente del Comité de Empresa del área hostelera, Carmelo Martínez (del sindicato CSIF), explicó a 'La Verdad' que, si antes no hay un acuerdo sobre las nuevas condiciones de trabajo, los trabajadores que así lo decidan se concentrarán a las puertas del Hotel Príncipe Felipe el lunes a las diez de la mañana. La idea es que haya también pitadas y exhibición de pancartas, en defensa de los derechos laborales, ese mismo día, así como el miércoles y el viernes próximos, en las instalaciones deportivas donde tiene lugar el Mundial de fútbol de abogados, Mundiavocat 2016. Según ha anunciado el complejo en su página web, es «el mayor evento deportivo celebrado en La Manga Club en sus 43 años de historia». Desde ayer hasta el día 22, las instalaciones de Los Belones acogerán a más de dos mil abogados.

«Queremos hacer visible que mientras nosotros sufríamos una regulación de empleo y 86 personas perdieron su trabajo en 2008, Jordi Robinat amontonaba presuntamente su dinero en Panamá. No queremos que vuelvan a engañarnos con el convenio y nos tememos lo peor por la deuda acumulada aquí», manifestó Carmelo Martínez.

El director general del 'resort', José Asenjo, declinó hacer declaraciones sobre los 'papeles de Panamá' porque aseguró desconocer el asunto. Sobre las protestas, afirmó que no hay motivos para ella y que las movilizaciones «no ayudan» a la recuperación de la empresa.

«Hay voluntad de acuerdo»

La compañía, afirmó, pagó siempre en plazo los salarios a todos los trabajadores durante el ERE, salió de la suspensión de pagos en 2015 y ahora tiene una deuda «por debajo» de lo que afirman los sindicatos y de la media del sector, pero que prefirió no concretar.

Asenjo añadió que la mercantil mantiene su «voluntad de acuerdo» y que «la prueba» del «futuro prometedor» del complejo es el Mundial de Abogados. Éste, concluyó, también «potencia el turismo en Cartagena y el conjunto de la Región de Murcia fuera de la temporada de verano».