https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Eduardo Lafuente: «El río Segura va a cambiar de forma radical en 15 años»

Eduardo Lafuente, en la orilla del Segura a su paso por La Arboleja (Murcia). / vicente vicéns / agm
Eduardo Lafuente, en la orilla del Segura a su paso por La Arboleja (Murcia). / vicente vicéns / agm

Más de 300 expertos de toda Europa se reúnen desde hoy en Murcia en el III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Es posible 'reparar' un río. Y también muy necesario. Superada la época funesta en que los cauces se utilizaban como vertederos o simples canales, se impone la renaturalización de los cursos de agua, también en sus tramos urbanos, para conseguir ciudades más saludables y devolver a la naturaleza lo que torpemente le hemos quitado. Sobre cómo tratamos estos corredores de vida tratará el III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial (RestauraRíos), que reúne en Murcia a más de 300 expertos de toda Europa desde hoy y hasta el viernes. El encuentro técnico, organizado por el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (Ciref) en coordinación con la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), será inaugurado esta mañana por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en el Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas.

Más de cien comunicaciones establecerán una diagnóstico general sobre el estado de nuestros ríos -que en el 40% de sus tramos aún no presentan el buen estado que demanda la normativa europea, una exigencia que habrá que cumplir en 2027- y también expondrán numerosos ejemplos de recuperación: el Manzanares en Madrid, el Arga en Pamplona, el Monelos en Coruña...

El Segura tendrá un protagonismo destacado, tanto por los recientes proyectos de conectividad para la libre circulación de los peces -Riverlink- y eliminación de vegetación invasora -Ripisilvanatura- como por la progresiva plantación de bosques de ribera para sustituir al dañino cañaveral. «El río Segura va a cambiar de forma radical en los próximos quince años», asegura a 'La Verdad' el ingeniero de Montes Eduardo Lafuente, jefe de servicio de Estudios Medioambientales de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), quien advierte de que una nueva gestión del cauce, más ambientalista, «ya no tiene vuelta atrás».

«Los ríos Mula y Guadalentín también tendrán que llevar su caudal ecológico»

Por ejemplo, ya no se volverá a cortar la caña de las orillas, «porque es muy costoso y no sirve para nada», sino que se extenderá el sistema de eliminación de esta especie invasora asfixiando sus rizomas con mantas de plástico para plantar después vegetación autóctona como chopos, olmos y almeces. Un método caro -hasta 150.000 euros por kilómetro en los tramos más complicados- pero eficaz y más rentable a la larga.

La piel del Segura seguirá cambiando con la apertura de los meandros que fueron cegados cuando se canalizó el río. «Ese es el proyecto estrella de los próximos diez años», explica Lafuente. «Volverá a correr el agua por ellos y crearemos nuevos espacios verdes para que la gente baje al río y lo pise, para que no solo lo vean desde arriba».

Aunque el principal caballo de batalla en la gestión de los cauces será el de los caudales ecológicos, «una obligación que nos demandará Europa», apunta Eduardo Lafuente. Y que en la Región no solo afectará al río Segura, sino también al Mula y al Guadalentín, «incluso por debajo del embalse de Puentes».