https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

El arruí se libra de la erradicación

Dos arruís en Sierra Espuña./SERGIO EGUÍA
Dos arruís en Sierra Espuña. / SERGIO EGUÍA

El PP saca adelante en el Congreso, con el apoyo de Ciudadanos y nacionalistas vascos y catalanes, la reforma de la Ley de Biodiversidad que indulta a varias especies invasoras

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Confirmado el indulto legal para especies invasoras como el arruí, la trucha arcoiris, la carpa, el cangrejo rojo y el visón americano. El PP ha sacado adelante en el Congreso este jueves su propuesta de reforma de la Ley de Biodiversidad para que se puedan seguir cazando y pescando diferentes animales exóticos que deberían ser erradicados según una sentencia no recurrible del Tribunal Supremo de marzo de 2016. Esta maniobra parlamentaria, que han apoyado Ciudadanos y nacionalistas vascos y catalanes y a la que se han opuesto PSOE y Unidos Podemos, supone el segundo 'perdón' oficial para las exóticas, tras una reforma del catálogo de especies invasoras decidido en 2013 por el Gobierno de Mariano Rajoy que establecía excepciones basadas en el aprovechamiento económico o el interés social. Precisamente esta decisión era la que se anulaba con el dictamen del Supremo.

Termina así en la Cámara Baja una estrategia impulsada por el anterior Gobierno del PP, que hizo suyas las demandas de cazadores, pescadores y criadores para «hacer compatible la protección del medio ambiente y la actividad y el empleo de los sectores cinegético y piscícola», según su argumentario. Aunque la permisividad con las especies invasoras rentables económicamente ha sido criticada por hasta 600 científicos y las organizaciones ecologistas, que ya han pedido al Ejecutivo de Pedro Sánchez que recurra la modificación de la ley en el Constitucional.

En su defensa de la reforma legal, la diputada del PP Teresa de Lara advirtió sobre los efectos negativos que en muchas zonas rurales tendría «restringir la caza o pesca de algunas especies» con «nula incidencia ambiental donde están presentes desde antiguo», y defendió que la sostenibilidad sobre la que tiene que sustentarse el desarrollo tiene que atender «criterios ambientales, pero también económicos y sociales», informa Efe.

Por su parte, el diputado murciano Miguel Ángel Garaulet, de Ciudadanos, defiende la reforma porque resuelve «la descoordinación entre administraciones y la inseguridad jurídica» que en su opinión existía en el sector cinegético, y destaca la importante repercusión social, económica y laboral de algunas de esas especies en el entorno rural.

Para el socialista Gonzalo Palacín, la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad de 2007 ya preveía mecanismos de gestión para determinadas especies invasoras. Y aunque su partido se ha mostrado ambiguo con respecto a esta reforma legal (que ya tuvo un intento frustrado del PP en junio del año pasado), critica ahora que la reforma promovida por el anterior Gobierno «abre la puerta» a la entrada de especies invasoras con el consiguiente riesgo para las especies autóctonas y los ecosistemas.

Juan López de Uralde (Unidos Podemos-Equo) califica el indulto a las invasoras como una «contrarreforma» medioambiental del PP y critica que se primen intereses económicos y privados «a corto plazo» frente a la protección del patrimonio natural.

Para las cinco grandes organizaciones conservacionistas (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF), con esta modificación se incumple no solo la sentencia del Tribunal Supremo, sino también los acuerdos internacionales que España asumió en la Convención sobre la Diversidad Biológica, «así como la Estrategia Europea de Biodiversidad, que establecen la necesidad de frenar la introducción de especies invasoras». También la Constitución Española, según los ecologistas, «que en su artículo 45 establece que los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva».

De las especies indultadas, el arruí es la que mayor impacto tiene en la Región de Murcia (donde también se pesca la carpa y la trucha arcoiris, esta última en cotos intensivos). La Federación de Caza se ha movilizado intensamente, con el apoyo del Gobierno regional, para apoyar esta reforma legal. Otros sectores afectados, como el turístico, han apostado sin embargo por el cese de la actividad cinegética en Sierra Espuña, 'zona cero' del arruí: los empresarios turísticos, porque apuestan por un perfil de visitante respetuoso con la naturaleza, y los agricultores por los daños que el muflón del Atlas causa en sus cultivos.

 

Fotos

Vídeos