https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Medusas dopadas en el Mar Menor

El Oceanográfic de Valencia exhibe 50 ejemplares de la especie conocida como 'huevo frito', que en la laguna salada alcanza sus mayores tamaños conocidos por el empacho de nutrientes procedentes de la agricultura

Una de las medusas del Mar Menor que ahora pueden verse en Valencia./OCEANOGRÁFIC
Una de las medusas del Mar Menor que ahora pueden verse en Valencia. / OCEANOGRÁFIC
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Hace unos días comenzó a rodar una noticia curiosa: el Oceanográfic de Valencia exhibe 50 medusas de la especie 'Cotylorhriza tuberculata', más conocidas como 'huevo frito', procedentes del Mar Menor. ¿Por qué precisamente han ido a buscarlas a la depauperada laguna salada de la Región de Murcia? Pues porque es en este humedal donde alcanzan sus mayores tamaños, hasta 35 centímetros de umbrela. Ni en mar abierto ni en cultivo llegan a estas dimensiones. Los visitantes del centro de exhibición, interpretación e investigación marina pueden admirar los espectaculares celentéreos Made in Murcia en uno de los cilindros del edificio de acceso al acuario.

El Oceanográfic explica en su web por qué los 'huevos fritos' del Mar Menor son los más grandes del mundo: por el carácter confinado de este espacio natural, su temperatura, salinidad y alta concentración de nutrientes, circunstancias que facilitan un 'engorde' máximo de estos invertebrados. Los mismos nutrientes que en su día atrajeron a estas medusas hacia el Mar Menor (solo viven en el Mediterráneo, y hasta hace varias décadas apenas se les veía en la laguna) y que las han 'dopado' hasta convertirlas en una atracción turística.

Grandes filtradores

Siempre que se las contemple en seco, con un cristal de por medio y desde la comodidad del observador, porque en la Región de Murcia están consideradas una molestia insufrible para los bañistas. No pican pero dan mucha grima, motivo por el cual la Comunidad Autónoma gasta cada verano varios cientos de miles de euros en proteger con redes las playas del Mar Menor para evitar el contacto con los veraneantes.

En otra época se recogían con barcos tipo 'pelícano', una solución que los científicos siempre han desaconsejado por la capacidad filtradora de estos invertebrados; una función más necesaria que nunca (y una ayuda gratuita, ojo) para reducir la carga de nutrientes procedentes de la agricultura intensiva que convirtieron el Mar Menor en una inmensa charca eutrofizada.

Las medusas han sido recogidas por un equipo del área de Mediterráneo y Medusas del Oceanogràfic en colaboración con el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) y gracias al biólogo marino Javier Murcia, la asociación Hippocampus y los inspectores del Servicio de Pesca de la Región de Murcia, que han facilitado la información, localización y captura de los enormes ejemplares de 'huevo frito'.

Ejemplos de economía circular

Y ahora un poco de información científica: estos seres bellísimos son prácticamente autosuficientes, recuerda el Oceanográfic, porque aprovechan la energía que le proporcionan las algas unicelulares fotosintéticas alojadas en sus tejidos, llamadas zooxantelas, y que gracias a la clorofila pueden sintetizar su propio alimento con la luz solar. De manera que la 'Cotylorhriza tuberculata' es un ejemplo perfecto de economía circular, ya que obtiene más del 80% de la energía que necesita para vivir de los nutrientes que producen estas algas.

En su nuevo hogar del Oceanográfic se ha colocado un sistema de iluminación de espectro completo que simula la luz del sol para que las medusas puedan subir a la superficie y las algas realicen la fotosíntesis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos