Rafaelillo, la madurez del niño prodigio

Rafaelillo, la madurez del niño prodigio
efe

F. OJADOS

El torero de Murcia vuelve a su plaza, a la que le vio tomar la alternativa hace ya 22 años. Regresa tras tres años de ausencia, en una de sus temporadas más difíciles y en unas circunstancias especiales, pues Rafaelillo (Murcia, 1979) reaparecerá en el coso de La Condomina tras la cornada en el gemelo que sufrió el pasado 27 de julio en Valencia, que le ha tenido parado durante todo el mes de agosto. Es buen momento para el reencuentro de Rafael con la feria de su tierra y su afición, pero también con su concepto pinturero y artístico del toreo, aquel de cuando era un niño y conquistó, de novillero, los principales ruedos. Esta vez no tendrá que luchar con los toros de Miura, mítica ganadería respecto a la que Rafael se ha convertido en especialista. Lo hará con una corrida de las que lidian las figuras. Se dan todas las circunstancias para que Rafaelillo, quien esta temporada solo ha saltado al ruedo en siete ocasiones, pueda mostrar la madurez de aquel niño prodigio, toreando con la plasticidad que lo hacía por aquel entonces y que se vio en 2013, cuando Rafaelillo indultó a un toro de Fuente Ymbro al realizar una faena prodigiosa, y se erigió en triunfador de aquella Feria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos