Europa quiere un Erasmus para todos

El investigador Miguel Ángel Pérez. / LA VERDAD
El investigador Miguel Ángel Pérez. / LA VERDAD

El proyecto Europeo MobiAbility pretende fomentar la movilidad internacional de estudiantes universitarios con discapacidad

MARÍA JOSÉ MORENO

Aprender idiomas, vivir en el extranjero, conocer otras culturas... son algunas de las ventajas del programa Erasmus, creado en 1987 y destinado a mejorar la calidad y fortalecer la dimensión europea de la enseñanza superior fomentando la cooperación transnacional entre universidades, estimulando la movilidad en Europa y mejorando la transparencia y el pleno reconocimiento académico de los estudios y cualificaciones en toda la Unión.

En los 30 años de existencia del programa, desde 1987 hasta 2017, se estima que España ha facilitado la movilidad de 625.300 estudiantes de Educación Superior y 73.100 estudiantes de Formación Profesional; pero durante el curso pasado (2016-2017) tan solo 404 personas con discapacidad participaron en algún programa de movilidad Erasmus+ de ámbito universitario. Eso representa el 0,14% de todas las movilidades que se produjeron.

Se trata de una desproporción muy superior a la existente entre estudiantes con y sin necesidades especiales, lo que evidencia que la asignatura pendiente del Programa Erasmus+ es la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes. Entre otras causas, los expertos destacan las siguientes: el alto coste que supone el desplazamiento y las medidas especiales que hay que realizar (por ejemplo, un acompañante), la falta de información general sobre la universidad receptora, la incertidumbre sobre las medidas de adaptación y de ajustes razonables que puede ofrecer la universidad receptora, la falta de un seguimiento más personalizado de cada caso y otros motivos como la sobreprotección familiar, impedimentos médicos, etc.

Solo 404 personas con discapacidad participaron en algún programa de Erasmus+ de ámbito universitario durante el curso pasado

Con intención de atajar algunos de esos problemas, el grupo de Ciencia Cognitiva de la Universidad de Murcia coordina, entre 2016 y 2019, el proyecto Europeo MobiAbility. «El objetivo último es fomentar la movilidad internacional de estudiantes universitarios con discapacidad. Este objetivo general se desglosa en dos objetivos más concretos: realizar un estándar de medidas mínimas de apoyo que toda universidad europea debería ofrecer a los estudiantes con necesidades especiales, así como una plataforma web multilingüe que albergue un listado de las universidades cumplidoras de dicho estándar y una serie de herramientas que faciliten la búsqueda de la universidad más adecuada para cada caso, en función de sus necesidades especiales», según el director del grupo, Miguel Ángel Pérez.

Para obtener el estándar de medidas de apoyo a la discapacidad, están elaborando dos estudios: uno jurídico, en el que han analizado la legislación nacional de 21 países europeos sobre discapacidad y educación superior. «Nos interesa saber qué desarrollo han realizado de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en el entorno universitario, en diversas áreas tales como acceso y admisión, permanencia, movilidad, proceso de enseñanza-aprendizaje, evaluación y exámenes, etc», explica Pérez.

El grupo de Ciencia Cognitiva de la UMU coordina el proyecto para lograr la igualdad de oportunidades

El otro estudio consiste en una encuesta sobre los servicios y medidas de apoyo que actualmente ofrecen las universidades europeas. Con ello pretenden saber con detalle las medidas concretas que ya se están poniendo en marcha para facilitar la movilidad internacional de los estudiantes con necesidades especiales.

Plataforma web

Respecto a la plataforma web, elaboraron un diseño a partir de las ideas de todos los participantes en el proyecto. Ese diseño fue luego evaluado y mejorado mediante un grupo focal de expertos y de potenciales usuarios de la web. En breve se comenzará a programar la web, la versión beta será evaluada nuevamente antes de abrirse a los distintos usuarios.

Otro estudio que está en marcha intentará definir los servicios y medidas que ofrecen las universidades del entorno europeo

El proyecto se encuentra en su ecuador y en los próximos meses se cumplirá la segunda anualidad, coincidiendo con la presentación pública de los primeros resultados. Durante el tercer año van a realizar una evaluación de estos resultados, incorporarán las mejoras oportunas y harán público tanto el estándar como la plataforma web.

Apunta el responsable del trabajo que «en octubre tendremos un primer borrador del estándar y la versión beta de la web. Ambos resultados serán presentados el 24 de octubre de 2018 en un evento que estamos organizando en la Universidad de Murcia para que los distintos grupos de interés (estudiantes, universidades, organizaciones sociales, administración pública, etc.) puedan conocerlos y, sobre todo, darnos su opinión y valoración».

«Es muy importante que los productos que resulten del proyecto sean de calidad», destaca el profesor Miguel Ángel Pérez

En MobiAbility se han considerado todos los tipos de necesidades especiales: discapacidades físicas u orgánicas, visuales, auditivas, sordoceguera, mentales o psicosociales, intelectuales y además de dificultades del aprendizaje (v.g. dislexia).

Minimizar problemas

Señala el profesor de la Universidad de Murcia que «es muy importante que los productos que resulten del proyecto sean de calidad, porque de esa forma vamos a conseguir que todos los agentes implicados (universidades, agencias nacionales, el programa Erasmus+, incluso la Comisión Europea) los recomienden y los usen. Además, es vital que los estudiantes con discapacidad consideren que los resultados solventan o al menos minimizan los problemas que antes hemos descrito. Si los estudiantes valoran positivamente los resultados del proyecto el impacto está garantizado».

El siguiente paso sería que los organismos europeos con responsabilidad ejecutiva en el programa Erasmus+ quieran hacer suyos los resultados, los consideren algo más que unas buenas prácticas y traten de regular las adaptaciones y medidas mínimas que toda universidad Erasmus debe ofertar para garantizar la equidad de oportunidades.

Colaboradores

Bajo la coordinación de la UMU, también forman parte del proyecto cuatro universidades extranjeras: Masarykova Univerzita (Chéquia), Politechnika Lubelska (Polonia) y Universitatea Alexandru Ioan Cuza din Iasi (Rumanía). Y tres entidades sociales españolas: CERMI-Región de Murcia, Fundación ONCE (Organización de Ciegos) y Fundación Universia.

Temas

Umu, Erasmus

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos