Libertad con cargos para el acusado de tener encerradas a su mujer y a su hija

Puerta de la vivienda en la que el hombre tenía encerradas a su mujer y a su hija. /NACHO GARCÍA / AGM
Puerta de la vivienda en la que el hombre tenía encerradas a su mujer y a su hija. / NACHO GARCÍA / AGM

El hombre retuvo durante meses en una casa de Alcantarilla a estas dos mujeres sobre las que ahora tiene una orden de alejamiento

JORGE GARCÍA BADÍA y JUAN RUIZ PALACIOSMurcia

Durante más de cuatro meses permanecieron retenidas contra su voluntad en su casa. El raptor: era el cabeza de familia. Las víctimas: su esposa, de 66 años, y su hija, de 29 años. La casa de dos plantas de la calle San Antonio de Alcantarilla se convirtió en una 'cárcel' para estas dos mujeres a las que Jesús B.M., de 56 años, según fuentes de la Policía Local, «prácticamente no ofreció agua, comida ni medicamentos». Todo ello a pesar de que su mujer sufre problemas coronarios y la hija tiene diagnosticada una discapacidad psíquica.

Tres sobrinos de la víctima fueron en repetidas ocasiones a la casa para ver a su tía y su prima, respectivamente, pero Jesús siempre les daba alguna excusa para que no pudieran ver a sus familiares. Los días, las semanas y los meses pasaban y no tenían noticias de las mujeres por lo que se decidieron a acudir a la Policía Local para informar de la extraña situación. «Mi tío no nos deja ver a mi tía ni a mi prima», explicaron.

Una pareja de agentes se desplazó el pasado martes hasta la calle San Antonio, en el histórico barrio de San Roque, para entrevistarse con Jesús y este se mostró, según las mismas fuentes, «muy nervioso». Los policías le presionaron hasta que el sospechoso les dejó ver a la mujer. «A los agentes les llegó a decir: 'La voy a llamar porque vosotros me lo decís, pero aquí no pasa nada'».

Estado en que se encontraba la vivienda cuando los agentes accedieron a a ella. / LV

Cuando Jesús bajó a su esposa, los policías se percataron de que esta les hizo gestos con la cara para hacerles ver que no estaba bien y procedieron a llevarse al cabeza de familia a una habitación, mientras uno de los agentes se entrevistaba a solas con la mujer. «Fue entonces cuando se vino abajo y confesó que estaba secuestrada por su marido desde hacía meses». De hecho, la víctima relató que había sufrido supuestas amenazas con un hacha y un cuchillo de grandes dimensiones que presuntamente había esgrimido su marido.

Madre e hija, tras ser rescatadas por los policías, fueron trasladadas al Hospital Virgen de La Arrixaca para que fuesen sometidas a un examen médico. El cabeza de familia fue detenido el pasado martes. Jesús B. M., español, de 56 años, posteriormente pasó a disposición de la Policía Nacional acusado de supuestos delitos de malos tratos. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento han abierto un expediente para valorar la situación de madre e hija y adoptar medidas.

Libertad con cargos y orden alejamiento

El detenido pasó este jueves a disposición del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Murcia, que dictó una orden de alejamiento para el hombre sobre su mujer e hija y lo dejó en libertad con cargos.

La titular del juzgado investiga un delito de maltrato habitual, contra la integridad moral, amenazas e injurias y ha requerido al hospital de referencia y al centro de salud toda la documentación médica que pudiera existir de las dos mujeres, así como un informe forense integral. Además, estableció una orden de protección para la madre y la hija y otras medidas de protección social que garantizan su seguridad mientras se realizan las primeras diligencias de investigación y a la espera de los resultados de los informes.

Fuentes policiales subrayaron que tanto el supuesto raptor, como las dos víctímas, mostraron «incoherencia» en su relato y apuntaron a que tanto el marido como su mujer podrían padecer problemas mentales.

Las referidas fuentes confirman que Jesús no cuenta con antecedentes y que se trata de la primera intervención policial realizada en el seno de esta familia. Los vecinos de San Roque se han mostrado costernados por lo sucedido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos