La proliferación del mosquito tigre se extiende al casco urbano de Yecla

Picaduras en las piernas de una vecina de Yecla. / A. A.
Picaduras en las piernas de una vecina de Yecla. / A. A.

La existencia de focos en varias zonas provoca las quejas vecinales y fuerza al Ayuntamiento a acelerar la fumigación

ÁNGEL ALONSO

El pasado verano ya se detectaron los primeros ejemplares de mosquito tigre en el término municipal de Yecla, pero está siendo ahora cuando los vecinos empiezan a padecer sus picaduras. El insecto ha llegado tarde al norte de la Región, aunque lo está haciendo con intensidad en algunos parajes, donde los vecinos sufren en su piel las dolorosas picaduras de este invasor.

Las quejas llegan hasta el paraje de Los Clérigos, próximo a la carretera que une Yecla con la localidad albaceteña de Fuente Álamo, donde hay varios focos que están «acribillando» a picaduras a los ciudadanos que habitan las casas de la zona.

Uno de los vecinos denuncia que «hay una auténtica plaga de mosquitos tigre que si no se aborda puede suponer un grave riesgo para la salud de todos nosotros». Por ello, exige que se tomen medidas «con toda la urgencia posible, ya que, tras las vacaciones escolares inminentes, la población infantil se cuadruplica en la zona durante los meses de julio y agosto». Además, apunta a que los vecinos van a reunirse para recoger firmas y depositarlas en el Ayuntamiento yeclano, «con el objetivo de que las autoridades actúen lo más rápido posible».

El Consistorio ya tiene constancia de esta situación. Los responsables de Sanidad, en concreto la veterinaria municipal, Nuria Chinchilla, confirmó el problema que hay en ese paraje con varios focos de estos insectos. Y aseguró que el pasado jueves acudieron a la zona junto con técnicos de la empresa privada contratada para fumigar.