El peor temporal en la Región de Murcia en el mes de abril en 50 años por una gota fría a destiempo

Un peatón camina bajo la lluvia en Murcia./Edu Botella / AGM
Un peatón camina bajo la lluvia en Murcia. / Edu Botella / AGM

En muchas localidades se ha batido récord de lluvia en esta época del año y ha sido con unas precipitaciones concentradas en apenas dos o tres horas

EFE

Algunos heridos, desprendimientos, calles anegadas y puertos y carreteras cortadas, incluso vías principales, son algunas de las consecuencias del temporal de lluvia y viento que estos últimos días de Semana Santa se ceba con la Región de Murcia y el sur de la Comunidad Valenciana, donde han caído 170 litros por metro cuadrado.

En concreto en el municipio alicantino de Torrevieja, en el que las fuertes lluvias registradas en las últimas 24 horas han dejado esta cifra de 170 litros por metro cuadrado, lo que ha provocado que los principales accesos a la ciudad quedaran cortados, además de la suspensión del transporte público desde primera hora de la mañana.

La Semana Santa comenzó con buen tiempo en casi todo el país pero a medida que han ido avanzado los días el ambiente soleado se ha visto truncado por la presencia de una borrasca atlántica que ha traído una bajada de las temperaturas, lluvias y viento fuerte.

Este empeoramiento del tiempo se ha centrado en el Mediterráneo y en puntos del sur peninsular, donde hoy sábado, por ejemplo, provincias como Alicante, Castellón, Valencia, Región de Murcia y Almería han amanecido en alerta amarilla por fenómenos costeros, viento y/o fuertes precipitaciones; el sur de la Comunidad Valenciana y Murcia viven el mayor temporal de viento y lluvia en un mes de abril en 50 años.

Las consecuencias, los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía cerrados al tráfico marítimo, calles inundadas y cerradas, árboles caídos y suspensión de procesiones y de algún que otro mitin, como en el que iba a intervenir el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, en el centro cultural Las Cigarreras en Alicante.

Y es que en esa provincia se han registrado, por ejemplo, rachas de viento de 85 kilómetros por hora y, además de lo ocurrido en Torrevieja, en Orihuela se han recogido casi 40 litros. Precisamente en este último municipio la caída de un muro de una casa abandonada ha provocado que dos hombres resultaran heridos.

Fuentes policiales señalan que se trata de dos personas sin hogar que se habían refugiado del temporal; una de ellas, un hombre de 50 años, ha resultado herido leve y fue trasladado al hospital, y el otro, de 37 años y también ingresado, tiene pronóstico reservado.

Según el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, el sur de la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia viven el mayor temporal de viento y lluvia de los últimos 50 años en abril.

El responsable del Laboratorio y presidente de la Asociación de Geógrafos Españoles, el catedrático Jorge Olcina, ha explicado a Efe que en muchas localidades se ha batido récord de lluvia para un mes de abril y ha sido una lluvia concentrada en apenas dos o tres horas, con una mayor intensidad entre las 4 y 6 de esta madrugada.

Según Olcina, este tipo de temporales confirma que, en el contexto de cambio climático que se vive, el riesgo de una gota fría (causa última de este temporal) y de lluvias intensas se puede producir en cualquier época del año y no solo en los meses de otoño.

Fuertes lluvias también se han registrado en Murcia. Allí, los pluviómetros de la Confederación Hidrográfica del Segura han recogido en las últimas 24 horas hasta 107 litros por metro cuadrado en su estación de El Palmar (Murcia), mientras que en la rambla de Benipila, a su paso por Cartagena, las cantidades han sido de 108.

Esto ha provocado cortes de carreteras, caída de árboles y que una docena de personas tuvieran que ser rescatadas de sus coches.

Para mañana, la Aemet prevé que la mayor estabilidad se dé en la mitad este peninsular, Baleares, área del Estrecho y Melilla, con precipitaciones que podrán ser localmente fuertes y con tormentas en el área mediterránea, y además ser persistentes en puntos del sureste peninsular.

Las precipitaciones serán poco probables en la mitad occidental peninsular, afectando seguramente sólo de forma ocasional a zonas de montaña.

En cuanto a las temperaturas, se espera que desciendan de forma acusada en la mitad norte.