Detectan huevos de mosquito tigre en casi la mitad de las trampas puestas en la Región de Murcia

Análisis de muestras en el Servicio de Microbiología y Parasitología de la Arrixaca. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM
Análisis de muestras en el Servicio de Microbiología y Parasitología de la Arrixaca. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

Las quejas por las picaduras del insecto se han multiplicado por diez desde el verano en Lorca

DANIEL VIDAL , ALEXIA SALAS y PILAR WALS

A pesar de que la invasión ya es un hecho y de que el mosquito tigre tiene presencia en prácticamente todos los municipios de la Región, el Servicio de Sanidad Ambiental de la Consejería de Salud asegura tener localizados los focos de reproducción más activos del temido 'Aedes albopictus' en la Región. El insecto, que ya ha provocado los primeros casos de dengue autóctono en nuestro país -dos vecinos de Alhama de Murcia-, está monitorizado a través del Sistema Regional de Vigilancia del Mosquito Tigre, pionero en España e implantado en los 45 municipios de la Comunidad a través de 269 puntos de muestreo. «El número de trampas utilizadas en cada uno de estos puntos es variable de acuerdo a la densidad poblacional del municipio», matizaron fuentes de la Consejería de Salud.

En total, el sistema de vigilancia tiene repartidas 538 ovitrampas o tablillas de ovoposición, que son retiradas cada quince días para ser analizadas y sustituidas por otras nuevas para seguir recogiendo muestras. Según los datos del Servicio de Sanidad Ambiental, hasta el pasado mes de septiembre se han analizado 1.705 tablillas, de las que 696 presentan huevos de mosquito tigre. La cifra supone algo más del 40% del total. Es decir, casi la mitad de las trampas analizadas. Las zonas con menor presencia detectada corresponden a las comarcas del Noroeste, el Altiplano y la Vega Alta del Segura.

La Consejería ha repartido 30.000 folletos y 6.000 carteles informativos para intensificar la prevención

En áreas como el entorno del Mar Menor, las autoridades estrechan especialmente el cerco al mosquito tigre. Pese a todo, de momento solo en dos trampas de San Javier hallaron los técnicos municipales presencia del díptero. Las trampas de Santiago de la Ribera, de La Manga y de El Mirador no tenían rastro del insecto, según los datos de julio. «Para atajar cualquier eventual problema en las barriadas cuyos análisis dieron positivo, avisamos a la empresa que se encarga de fumigar para que aplicara medidas extraordinarias, aparte del control rutinario, y a los vecinos se les entregó información sobre el cuidado que hay que tener en las casas y las piscinas», explica la concejal de Servicios Públicos, María Dolores Ruiz. Este sistema de trampas se implantó también en Los Alcázares y en San Pedro del Pinatar, aunque los análisis resultaron negativos.

«En las viviendas y fincas particulares no se actúa como se debiera», señalan los técnicos de Alhama

A pesar de las campañas y de los sistemas de control, las molestias van a más. De hecho, las denuncias por picaduras se han multiplicado por diez en Lorca desde el verano, según confirmó la concejal de Sanidad de la localidad, María del Carmen Ruiz Jódar: «La expansión es tremenda», señaló. Ruiz Jódar añadió que, hasta hace solo unos meses, había un par de focos localizados en la ciudad pero, en el último año, «han aparecido también en la plaza de Concepción Sandoval y el huerto del Palacio de Guevara; el complejo deportivo de Torrecilla; el barrio de San José; El Calvario; polígono industrial Saprelorca y Ramonete. «Está prácticamente por todo el municipio», apuntan los técnicos.

Concienciación

La Comunidad recomienda a los ayuntamientos «aplicar medidas de control contra el mosquito tigre en las localizaciones donde se han detectado trampas positivas, tanto en el ámbito público, como incentivando la prevención en el ámbito privado. De hecho, la Comunidad Autónoma centra parte de sus esfuerzos en las labores de prevención, repartiendo 30.000 folletos y 6.000 carteles informativos sobre el mosquito tigre. El principal consejo es evitar su proliferación a través de la concienciación ciudadana. Según destacó la concejal lorquina, «no se puede fumigar toda la ciudad porque hay que tener cuidado con las personas y los animales. Llamamos a la tranquilidad, pero siendo consecuentes con que entre todos podemos rebajar considerablemente su presencia siguiendo una serie de consejos», añadió.

Más

Pese a todo, el protocolo de actuación que la Comunidad ha trasladado a los ayuntamientos recoge la posibilidad de, en última instancia, «tratar con biocidas autorizados por el Ministerio de Sanidad» las zonas donde se acumule el agua durante más de una semana y en las que no se haya podido actuar de otra manera. De hecho, el Ayuntamiento de Murcia utiliza drones para realizar fumigaciones selectivas en el entorno del río Segura. En la comarca del Río Mula, por ejemplo, los consistorios han fumigado cada quince días el entorno del río a su paso por La Puebla, Albudeite y Los Baños.

Algunos municipios, como Fuente Álamo y Bullas, se han librado hasta ahora de la invasión del mosquito. No así localidades como La Unión, Mula y Albudeite, donde las trampas instaladas también han arrojado resultados positivos.

En Alhama de Murcia, donde residen los dos primeros infectados de dengue en suelo nacional, los técnicos medioambientales del Ayuntamiento están realizando un estudio específico de la presencia del díptero, además de tratamientos en el casco urbano desde el pasado mes de abril, y específicamente en el polígono industrial desde junio. En la actualidad se están realizando fumigaciones, tanto preventivas como paliativas, «pero el problema no logra erradicarse porque en las fincas y viviendas particulares no se actúa como se debiera, y de ahí que la plaga continúe en activo», señalan fuentes municipales. Quizá falte mucho por hacer para conseguir frenar con eficiencia una invasión que ya parece irreversible.

La Comisión de Vigilancia solo se ha reunido una vez desde 2016

Fue en el año 2016 cuando la Consejería de Salud, alertada ya por la presencia y proliferación del mosquito tigre en la Región, y con varias medidas adoptadas encima de la mesa, impulsó la creación de la Comisión Regional para la Vigilancia y el Control del Mosquito Tigre, que se reunió por primera vez en septiembre de ese mismo año. Su objetivo principal es «promover y coordinar en el territorio regional cuantas acciones o actividades fueran necesarias para la prevención y erradicación de la presencia del mosquito tigre asiático y de las enfermedades asociadas a su presencia».

Pese a todo, la comisión no se ha vuelto a reunir en estos dos años en los que el mosquito tigre ha hecho de la Región de Murcia otro de sus caldos de cultivo. Sin embargo, fuentes de la Consejería aseguraron que la próxima reunión se producirá «dentro de poco», aunque no revelaron la fecha y tampoco concedieron mucha importancia a la baja actividad de este organismo: «El máximo esfuerzo se ha centrado en mapear toda la Región, en hacer este trabajo, que es pionero en España, para estar prevenidos».

Con información de José Luis Piñero, Paco Espadas y S. S.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos