Padres de Casillas se plantan contra la masificación en las aulas

Padres y alumnos, ayer, mientras protestaban en la puerta del colegio de Casillas. / javier carrión / agm
Padres y alumnos, ayer, mientras protestaban en la puerta del colegio de Casillas. / javier carrión / agm

El proyecto para construir otras nueve unidades en el colegio Juan de la Cierva lleva paralizado desde abril

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los padres de los alumnos del colegio Juan de la Cierva, de la pedanía de Casillas, se movilizaron ayer para denunciar la masificación que padecen sus alumnos por la falta de aulas, un problema que «está presente desde la inauguración del centro en 2010», afirmó a 'La Verdad' el vicepresidente del Ampa, José Antonio Caravaca.

La calle en la que se encuentra el edificio fue el lugar en el que se desarrolló una concentración para «visibilizar el problema que tenemos y hacer presión para ver si nos escuchan de una vez por todas y ofrecen soluciones reales a la situación que estamos padeciendo», apuntó una madre que tiene a sus hijos matriculados en el colegio.

Más de trescientas personas secundaron la movilización, que se sometió a votación durante la celebración de una asamblea extraordinaria del Ampa que tuvo lugar el jueves. Según la asociación, «el objetivo de la protesta es hacer llegar a la sociedad la indignación que sentimos por lo que están pasando nuestros hijos». Para que la convocatoria tuviera la mayor fuerza posible, desde la organización invitaron a los padres a que no llevaran ayer a sus hijos al colegio. La medida la abrazó más del 80% del alumnado. Este curso en el centro están matriculados 503 escolares, repartidos entre seis clases de Infantil y diecisiete de Primaria.

La falta de espacio deja al centro docente sin biblioteca y sin sala de psicomotricidad

Las protestas comenzaron a las 8.30 horas. En ese momento, también estuvieron presentes varios profesores del centro, que «son, junto a los menores, los que más están sufriendo la masificación que tiene el colegio por la falta de soluciones reales para afrontar el problema».

A las 9.00 los maestros entraron al centro, pero la movilización siguió en la puerta. El lema principal de la concentración fue '¿y mi colegio para cuándo?'. Otras consignas, como 'este cole es una ruina', 'somos niños; no sardinas', 'no queremos que nos mareen' y 'soluciones ya' también las corearon los presentes, que acompañaron sus reivindicaciones con cánticos y pitidos.

Los padres critican que el colegio, desde su construcción, siempre ha estado desprovisto de servicios como «una aula de psicomotricidad, un salón de actos y una aula para informática», detalló Caravaca, quien también añadió que «la falta de espacio ha estado presente desde el principio». Sin embargo, se atisbó una solución al problema cuando en el curso 2017-2018 comenzaron unas obras para construir tres nuevas aulas de Infantil y seis de Primaria. El avance de los trabajos se vio paralizado en abril porque los técnicos detectaron un fallo en la cimentación en la zona que iba a albergar a las unidades de Primaria.

Será necesario que la estructura se refuerce para su culminación. «No sabemos nada de por qué se pararon las obras y ya ha pasado medio año», afean desde el Ampa. El colegio cuenta con nuevo equipo directivo desde el 1 de julio. El cargo de director lo ocupa Pedro Martínez. «El proyecto para las aulas de Primaria está prácticamente terminado», precisó a esta Redacción.

De forma paralela, el pabellón para las clases de Infantil está parado por problemas burocráticos a expensas de que logre los preceptivos permisos para que se pueda ocupar. «En este caso, los trabajos están concluidos», explicaron desde la dirección del centro. Con la intención de desbloquear la situación, Pedro Martínez mantuvo una reunión el 4 de septiembre con el subdirector general de Infraestructuras y Promoción Educativa, Diego José Carbajo, quien le trasladó que «las obras estarán terminadas dentro de tres semanas porque solo estamos a expensas de tres firmas». Al llegar finales de septiembre y el problema persistir, desde el centro volvieron a demandar soluciones. Se pusieron en contacto con la Consejería de Educación y fueron atendidos por la directora general de Centros Educativos, Verónica López. En el encuentro también estuvieron presentes miembros del Ampa. «Confío en que pronto se pueda solucionar todo, pero es algo que no depende por entero de nosotros», manifestó Pedro Martínez.

Ratio excesiva

El hecho de que nueve aulas se encuentren a la espera de que acaben las obras provoca, según los padres de los alumnos, que la ratio por clase esté por encima del nivel permitido. En concreto, cifran en un 10% el exceso de escolares por clase. Con la intención de aliviar la situación, desde la Consejería instalaron en el colegio un par de aulas prefabricadas para «hacer frente a la falta de espacio existente». En el Ampa no ven con malos ojos la existencia de barracones como alternativa temporal para alojar a los menores hasta que las nuevas aulas estén en marcha. «Nosotros no lo vemos mal. El problema es que tienen que poner más. Lo que han hecho solo es un parche y el problema sigue presente», explicó Caravaca.

El listado de servicios que, según los padres, no tiene el centro como consecuencia de la falta de espacio es bastante extenso. Denuncian la ausencia de biblioteca, aula de psicomotricidad, salas de música y aulas auxiliares para impartir las materias de libre elección. En cualquier caso, la queja principal sitúa a la masificación como protagonista.

«Es un tema que acaba afectando negativamente en el rendimiento de los alumnos porque no tienen buenas condiciones para seguir las clases», explicó una de las madres que participó en la concentración. Otro de los presentes detalló que «lo que más rabia nos da es que tengamos que soportar esta situación cuando existen soluciones que la pueden paliar como es aumentar el número de aulas prefabricadas o no demorar por más tiempo la apertura de las nuevas unidades de Infantil, que ya están terminadas».

En los próximos días se celebrarán más reuniones entre la Consejería, la dirección del centro y el Ampa para encontrar vías de solución al problema de la falta de espacio en el colegio. Entretanto, los padres no están dispuestos a levantar el pie del acelerador y han convocado para el próximo jueves 10 de octubre otra concentración en las puertas del centro para «demostrar que queremos soluciones efectivas y que lleguen pronto. No vamos a parar», avanzó José Antonio Caravaca.

El nuevo pabellón de Infantil abrirá antes de que acabe el mes

En el encuentro que mantuvo esta semana la directora general de Centros Educativos con el responsable del colegio y los padres, Verónica López expuso que el pabellón de Infantil abrirá mientras concluyen las obras de las aulas de Primaria. El trámite para la ocupación de las clases de Infantil ya se encuentra en marcha. La previsión que manejan en la Consejería es que el proceso pueda estar totalmente concluido durante el presente de mes de octubre. Cuando la construcción cuente con todos los permisos en regla, podrá recibir a los alumnos. En el caso del pabellón de Primaria, su terminación dependerá del tiempo que necesite la empresa para reforzar la cimentación del edificio.