El laboratorio municipal pide ayuda a los vecinos para evitar plagas de mosquitos

Labores de fumigación de la estructura de un edificio en obras, esta primavera. / ac
Labores de fumigación de la estructura de un edificio en obras, esta primavera. / ac

Los técnicos instan a vaciar y desinfectar en viviendas piscinas, maceteros y fuentes cuyas aguas estancadas pueden albergar larvas

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Decenas de piscinas con agua aún sin renovar o en las que se ha embalsado la lluvia, grandes maceteros, cubos e incluso barcas utilizadas como adorno en chalets y fincas del término municipal han alertado al Servicio de Desinsectación del Ayuntamiento, que teme que se conviertan en focos de larvas de mosquitos de todo tipo, incluso de la temida variedad tigre. Por eso, este departamento que lleva a rajatabla la fumigación de 200 focos todos los años, hizo, a través de 'La Verdad', un llamamiento para que los particulares colaboren. «Sin eso, nuestra labor queda muy mermada. Podemos cubrir toda una zona, pero si en ella hay un par de piscinas con agua estancada, nuestro trabajo será en vano», explicó Nuria Vergara, responsable del área.

La empresa Rafael Belmonte se ocupa de mantener un calendario de fumigación durante todo el año, con varias campañas en fechas en las que es más probable la aparición de larvas que eclosionan en mosquito. Sus operarios priorizan el control de todas las zonas encharcables en parques, jardines, zonas verdes y otros lugares que se pueden llenar de agua cuando llueve. «También prestan atención destacada a cauces urbanos de ramblas, como la de Benipila. Gracias a ello, hace tiempo que no tenemos problemas allí», aseguró Vergara.

Estas revisiones quedan registradas un mapa con varios cientos de puntos de control, que se van actualizando, año a año. Se hace especial hincapié en el litoral del Mar Menor y en urbanizaciones como las que hay en Tentegorra, La Vaguada, Las Lomas de Canteras, La Aljorra, La Palma, Pozo Estrecho, La Aparecida, El Algar y Los Belones, donde proliferan casas de planta baja con amplios jardines, fuentes ornamentales y piscinas.

Colaboración ciudadana

Pero la planificación de Rafael Belmonte se nutre también de la información que se recoge con los avisos de los ciudadanos. Si sirven para detectar nuevos focos, se incluyen en las alertas del año siguiente y los operarios realizan una revisión, entre el invierno y la primavera y cuando se aproxima el verano.

La programación de revisiones y desinsectación se mantiene hasta bien entrado el otoño. Así se pretende evitar que los brotes sobrevivan durante el invierno. «Es necesario, porque el clima en Cartagena es muy benigno para estas plagas y hay que evitar que los focos se mantengan», explicó Vergara.

Para ponérselo fácil a los ciudadanos, el Ayuntamiento ha habilitado un teléfono de avisos. Es el 968128957, correspondiente al Laboratorio Municipal de Control de Plagas. Pero también hay una dirección de correo electrónico a la que se puede enviar información y quejas: controlplagas@ayto-cartagena.es

Contra el 'tigre'

Cartagena, en especial el Mar Menor, están entre las localizaciones que mayor vigilancia requieren para evitar la aparición del mosquito tigre. La picadura de esta subespecie está clasificada como peligrosa por la Organización Mundial de la Salud porque pueden transmitir graves enfermedades. «Por suerte, en la Región somos pioneros en el conocimiento de esta especie», subrayó Vergara. «Esto nos ha permitido reducir hasta niveles mínimos la existencia de este mosquito, pero nunca podemos darlo por erradicado», añadió.

En este caso, no basta con hacer la fumigación. Rafael Belmonte se encarga también de una labor informativa, puerta a puerta, para asesorar a los ciudadanos. Sus empleados distribuyen guías con consejos para saber cómo prevenir focos en los que pueda aparecer. Asimismo, dan indicaciones sobre qué hacer en caso de una picadura que pueda ser de este tipo de insecto.