https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Desafío total en Calnegre

La playa de Calnegre, ayer, desprovista de la vegetación plantada por Medio Ambiente. / lv
La playa de Calnegre, ayer, desprovista de la vegetación plantada por Medio Ambiente. / lv

Arrancan la vegetación plantada por Medio Ambiente en las playas del parque que fueron arrasadas con un tractor

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Guerra abierta en el Parque Regional Cabo Cope-Puntas de Calnegre, donde arrecia la resistencia contra las medidas de gestión en este espacio protegido del litoral de Lorca y Águilas. En la última escaramuza ha sido arrancada la vegetación plantada el domingo 14 por la Consejería de Medio Ambiente, con la colaboración de voluntarios de la asociación Naturactúa, así como los carteles que informaban de esta regeneración ambiental. Un nuevo desafío ante la Administración regional tras la roturación ilegal que arrasó el mes pasado la flora protegida en las playas lorquinas de Calnegre, Baño de las Mujeres y Siscal, así como parte de los bolardos que protegen las dunas de los vehículos.

El nuevo acto vandálico fue detectado en la mañana de ayer, aunque no se descarta que se haya producido antes, incluso en la madrugada del domingo 21 al lunes 22. La Brigada de Investigación de Delitos Ambientales (Brida) evaluó ayer los daños, informó a 'La Verdad' la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente, que estudiará cómo abordar esta situación cuando disponga del informe de sus técnicos.

Repoblación en la playa de Calnegre, el domingo 14.
Repoblación en la playa de Calnegre, el domingo 14. / carm

Los trabajos de recuperación de la cubierta vegetal que crece sobre las dunas han durado poco más de una semana: la Comunidad Autónoma plantó 350 ejemplares de varias especies, sobre todo cuernecillo de mar y azucena de mar, y colocó señales informativas. Ayer no quedaba ni rastro de los carteles ni de los plantones.

La Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo investiga ya estos actos de sabotaje en el parque regional, que comenzaron el verano pasado coincidiendo con la puesta en marcha, por primera vez, de un sistema de control de accesos para ordenar y limitar el tráfico de coches, motos y caravanas en las playas de Calnegre y reducir así el impacto de los visitantes. El operativo incluyó un autobús público que solo pudo funcionar unos días ante la oposición -incluso física, delante del vehículo- de un grupo de vecinos. Pese a los destrozos que sufrió el mobiliario público y las amenazas e insultos sobre empleados de la empresa concesionaria del control de visitantes, nadie resultó sancionado.

«Animadversión» vecinal

Precisamente, el informe de la Brida relaciona directamente estos últimos atentados sobre el patrimonio natural con la «animadversión de algunos vecinos de Ramonete, Puntas de Calnegre y Marina de Cope» a los intentos del Gobierno regional para ordenar el uso público en las playas del sector lorquino del parque. Así lo asegura este cuerpo especialista de agentes medioambientales en una investigación en la que sostiene que el objetivo de roturar con «un tractor» y un «apero agrícola» la vegetación de las dunas es «facilitar el paso a la zona de baño».

Este informe recoge la presencia en el lugar de los hechos, la mañana en que se descubrió la roturación ilegal del 28 de abril, de tres vecinos muy conocidos de Ramonete y Puntas de Calnegre.