https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Microplástico (hay que decirlo más)

Fundéu elige como palabra del año el término que describe la nueva pesadilla ambiental del siglo XXI

Microplástico (hay que decirlo más)
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Podía haber elegido 'VAR', 'mena', 'micromachismo', 'descarbonizar' o 'hibridar', que apuntaban fuerte, pero la Fundación del Español Urgente (Fundéu) ha designado como palabra del año 'microplástico', en un guiño a la creciente preocupación social por el medio ambiente (tomen nota, señores políticos, y estén a la altura) y en concreto a la nueva pesadilla ambiental del siglo XXI: la basura marina. Muy bien por la fundación impulsada por el BBVA y la Agencia Efe.

La palabra 'microplástico' no existe aún para la Real Academia Española de la Lengua, que se toma su tiempo antes de aceptar nuevos términos en el diccionario. Así que para orientarnos en el uso del castellano, que incorpora nuevos términos a gran velocidad, está la Fundéu, que por cierto responde con celeridad a cualquier consulta incluso por las redes sociales. Algo que los periodistas agradecemos especialmente.

LAS PALABRAS DEL AÑO

2013.
Escrache
2014.
Selfi
2015.
Refugiado
2016.
Populismo
2017.
Aporofobia
2018.
Microplástico

Surgen nuevas realidades, nuevas ideas y situaciones que es necesario nombrar (lo que no tiene nombre es como si no existiera), y de entre el caudal de 'palabros' con que nos arrolla la actualidad, está claro que 'microplástico' ha sido uno de los más utilizados, o al menos escuchados, a lo largo del año que se nos escapa entre los dedos.

Al menos en mi caso, que en mi sacerdocio (¡je!) informativo dedicado al medio ambiente llevo ya algunos años escribiendo noticias sobre la 'plastificación' de los mares, la 'basuraleza' (otra bonita palabra que nombra una realidad asquerosa) y los microplásticos, que ya se han incorporado a la cadena alimenticia puesto que su presencia está documentada (estudio del IEO) en el interior de especies de peces tan populares como la pescadilla y los salmonetes.

Es decir, que terminamos comiéndonos las botellas y vasos de plástico que tiramos irresponsablemente en cualquier parte. Algo así debe de ser el karma.

PD. Los microplásticos son pequeños fragmentos de plástico (menores de cinco milímetros) que o bien se fabricaron ya con ese tamaño para ser empleados en productos de limpieza e higiene, o bien se han fragmentado de un plástico mayor durante su proceso de descomposición.