https://static.laverdad.es/www/menu/img/alternavivo-desktop.png

Diego Ibáñez: «Carolina Durante se formó por la envidia de ver tocando a otras bandas»

Los miembros de Carolina Durante: Mario del Valle (i), Martín Vallhonrat, Diego Ibáñez y Juan Pedrayes. /Promo
Los miembros de Carolina Durante: Mario del Valle (i), Martín Vallhonrat, Diego Ibáñez y Juan Pedrayes. / Promo

El cantante del grupo madrileño, que publicará en breve su primer álbum, cuenta el papel fundamental que jugó la escena murciana para que se iniciaran en la música, la participación en esta edición del Warm Up y las razones de la curiosa colaboración con Amaia y Marcelo Criminal

Miguel Ángel Muñoz
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZMurcia

Hay grupos que parecen tocados por la varita mágica del éxito. Carolina Durante, con apenas ocho canciones publicadas y poco más de 22 minutos de música, ya ha firmado por un gran sello, Universal Music; cuelga el cartel de 'no hay billetes' en sus conciertos por toda España; acumula millones de escuchas en las plataformas de 'streaming' y de visualizaciones en 'YouTube' y forma parte del cartel de los principales festivales nacionales, entre ellos el murciano Warm Up (3 y 4 de mayo), además del FIB, Arenal Sound, Spring Festival, Vida, Tomavistas, Granada Sound, Cooltural y un largo etcétera. Y lo hace por 'hits' como 'Perdona (ahora sí que sí)', 'Cayetano' y 'El himno titular', que recuperan ese estilo desenfadado y el espíritu festivo –por no decir cachondeo– de la movida madrileña o, en definitiva, por hacer buenas melodías pop con guitarras contundentes, una especie de 'indie mainstream'.

La banda ya se encuentra inmersa en la fase final para sacar su primer álbum, de título homónimo –'Carolina Durante, por Carolina Durante'–, y del que ya se conoce la portada y el 'tracklist', pero no la fecha de publicación, aunque es inminente su publicación. Hablamos con el cantante, Diego Ibáñez (Madrid, 1996) –que compatibiliza la carrera musical con otra carrera, la de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en el INEF de la Universidad Politécnica de Madrid–, sobre sus nuevas canciones, la especial relación de Carolina Durante con la Región, la curiosa colaboración con Amaia Romero y el murciano Marcelo Criminal –el famoso 'amaiazo'– y la incomodidad de aparecer en la prensa rosa.

–¿Cuál es el secreto del éxito de Carolina Durante?

–Bueno, no sé exactamente cuál es. Montamos el grupo sin pretensiones. La idea era pasárselo bien e intentar crear canciones. En ningún momento habíamos pensado en nada de éxito. El objetivo era organizar nuestro primer concierto y ver si podíamos reunir unas cuantas canciones y que le gustasen por lo menos a nuestros colegas y familia. Pero esto se ha ido de madre y ahora estamos donde estamos. Creo que es una posición muy guay.

–¿Es cierto que la idea de formar la banda surgió a raíz de un concierto del grupo murciano Perro en Madrid?

–Totalmente. Creo que presentaba el disco en el que va la canción de 'Ediciones reptiliano' –'Estudias, navajas'–. Allí nos planteamos montar un grupo. Fuimos Mario (del Valle, guitarra) y yo, pero creo que transcurrió un año hasta que se hizo realidad y empezamos a ensayar y componer las canciones sin tener ni puta idea de tocar.

–¿No teníais ninguna formación musical?

–¡Qué va! No tenemos ni idea. Somos autodidactas. Creo que eso de alguna manera ayudó a que todo haya salido para adelante. Me parece que el hecho de que seamos colegas de toda la vida y de que no hayamos tenido en ningún momento el objetivo de 'vamos a montar el grupo para tocar en tal sala' ha ayudado a que todo vaya mejor. Es una ventaja.

–Fue como una especie de propósito de Año Nuevo: dejar de fumar, ir al gimnasio… y montar un grupo.

–(Risas). Sí. Salimos del concierto de Perro, que no son de nuestra quinta porque son algo más mayores, pero al final son gente joven haciendo algo que nosotros consideramos muy guay. Tener tu propio grupo de música con colegas y pasártelo de puta madre, que es lo que ellos transmitían. Y el público estaba totalmente entregado. Carolina Durante es un grupo que se formó por envidia. Era como decir: 'por qué nosotros no podemos hacer esto'. Como cuando alguna vez escuchas una canción y te imaginas cantándola tú mismo en un escenario. Sucedió igual. Estábamos viendo el concierto y nos imaginábamos a nosotros ahí subidos. Básicamente por eso se formó el grupo, por envidia.

–Acabáis de anunciar la inminente publicación de vuestro primer álbum, ¿cuándo va a salir?

–La idea es que salga a finales de este mes o ya en abril. Dentro de poco vamos a publicar el primer single. El disco está ya grabado. Andamos con el tema de los vídeos y cosas así.

–De acuerdo al 'tracklist', aparecen canciones que forman parte habitual del repertorio de vuestros conciertos.

–Sí, hay algunas que las llevamos tocando mucho tiempo. Al final, cuando empezamos a hacer los conciertos teníamos solo un EP, y luego dos, y para completar por lo menos 35 minutos necesitábamos más canciones. Así que hay algunas que forman parte del 'setlist' que hemos tocado hasta ahora y que la gente que ha acudido a nuestros directos ya ha escuchado. Pero otras no, son totalmente nuevas. No las ha escuchado nadie, excepto nosotros mismos y el productor.

–¿No habéis tenido la tentación de incluir éxitos como 'Cayetano' y 'Perdona (ahora sí que sí)'?

–Son todas nuevas. No hay nada de los EP ni los últimos 'singles' que hemos sacado, 'El himno titular' y 'Perdona (ahora sí que sí)'. Eso sería como engañar a la gente. Hacer un disco de 10 canciones y meter cinco que ya han sido grabadas y producidas sería no arriesgarse. Sabes que han funcionado y si las incluyes, te garantiza que sea un buen álbum.

«Hacer un disco con diez canciones y meter cinco que ya han sido grabadas y producidas sería engañar a la gente»

–¿Cómo lleváis el tema de las etiquetas y que se repita insistentemente que sois los 'nuevos Nikis'?

–No creo que seamos los 'nuevos Nikis'. Tenemos algún parecido, porque el grupo se formó, como muchos de la movida madrileña, de una manera similar a la nuestra: no tenían ni puta idea de música (risas). Y la formación es la misma, con bajo, guitarra, batería y voz. Cuatro miembros. Y cantamos en castellano alguna que otra canción desenfadada, pero nosotros somos más cursis que Los Nikis, y más poperos. Si hay gente que dice que somos los 'nuevos Nikis', pues mira, no creo que sea así, pero si vosotros lo pensáis, de puta madre, porque es una banda que me gusta. Me parece un auténtico grupazo. Soy fan de toda la vida por mis padres, más allá de 'El Imperio contraataca', que es la canción que conoce todo el mundo. Me he tragado su discografía entera.

–Mejor eso a que os digan que sois los 'nuevos Taburete'.

–(Risas). Desde luego que sí, no me jodas.

–Háblanos de esa persona tan especial que hay desde hace poco en tu vida… ¿Cómo es Marcelo Criminal?

–(Risas). Nosotros tocamos con Marcelo Criminal aquí en Madrid en la Noche de Reyes del año pasado, en la Sala Siroco. Su disco lo sacó un colega nuestro que se llama José, del sello Fikasound. Aparte de ser un chaval muy majo, tiene canciones muy guais. Y luego surgió lo de que colaborara Amaia, que subió un vídeo a Instagram cantando un tema nuestro, 'El himno titular'. Así que le planteamos que cuando bajara a Madrid, quedara con todo el grupo para hablar. Ella es una tía majísima y teníamos gustos musicales similares, y decidimos que si le molaba nuestro grupo, que podíamos colaborar. Y ahí es donde apareció Marcelo Criminal. Queríamos quitarle hierro al asunto. No deseábamos que fuera algo nuestro o de ella, y decidimos hacer una versión. Estábamos entre varias opciones y una era 'Perdona (ahora sí que sí)'. Cuando Marcelo publicó la canción, le dije que íbamos a hacer una versión algún día. No sé cuándo, pero era un 'temacísimo'. Lo mejor de tener un grupo que va bien es que te permite, de alguna manera, mostrar lo que a ti te gusta al público. Marcelo me gustaba mucho, y vimos que se podía dar a conocer. Matamos dos pájaros de un tiro, es decir, promocionamos a alguien que a nosotros nos gustaba con una canción que nos flipaba mucho. Y tenía mucha gracia, porque era como llevar una canción del underground murciano absoluto a la cumbre del 'mainstream' con Amaia. Trazar esa línea fue algo espectacular.

–Supongo que lo que te gustaba de la canción es la letra («se me olvida que no me quieres, sobre todo cuando es viernes... pido perdón por no ser mejor que nadie»).

–Sí, claro. La letra, dentro de su sencillez, es una maravilla.

–Y la llamáis cariñosamente el 'amaiazo'.

–Sí. (Risas). No sé a quién se le ocurrió, creo que a Juan (Pedrayes, batería) –la banda se completa con el bajista Martín Vallhonrat–.

–¿Qué te pareció la versión con el piano del tema que interpretó Amaia durante la gala de Navidad de 'OT'?

–Una pasada. Amaia tiene un talento brutal. Me daba un poco de cosa cuando me dijo que la iba a tocar con el piano. Yo pensaba: '¡madre mía, a ver qué haces!'. La canción de Marcelo Criminal y la nuestra son similares, pero de repente llevarla al piano y hacerla como si fuera una balada, me parecía arriesgado, pero al final fue un acierto. La tocó de una forma increíble.

–¿Queda todavía alguna versión más que escuchar de la canción? ¿Para cuándo el 'remix' de Elyella?

–(Risas). Pues ya he escuchado algún 'remix' por ahí. Me parecería guay si suena en las discotecas, con un rollo más electrónico. Me hace gracia que la gente la haga más bailonga.

–En el Warm Up vais a coincidir todos. ¿Habrá una 'supermegacolaboración'?

–No sé qué días tocamos. Si Amaia y Marcelo Criminal se animan a subir al escenario con nosotros y hacer algo, estaría muy bien. Si se puede, lo voy a plantear. Es algo que me hace especial ilusión. Cuando voy a festivales y surge alguna colaboración de este tipo, como Los Planetas con La Bien Querida, es algo que le da un plus. Haría mucha ilusión a la gente. Si se puede dar perfecto, y si no, en otra ocasión. Sería como muy emotivo. Anda que no son 'jugones' los del Warm Up.

–Hablando de 'jugones', ese mismo fin de semana también toca Alfred en Murcia en la Sala REM.

–Ah sí, pues seguro que llena.

–Ahora que lo pienso, para vuestra corta trayectoria habéis tocado mucho aquí en la Región.

–La verdad es que hemos estado muchas veces en apenas unos meses, teloneando a Perro; en Cartagena, en el festival Cabo de Pop en verano, y en octubre en el Big Up!. Una de las veces que mejor me lo he pasado en un concierto fue en ese último, en la Sala REM. Hay una escena en Murcia muy guay y es un festival que mola mucho. No esperábamos para nada la reacción del público, porque ya habíamos tocado aquí mucho y pensábamos como que ya estaban hartos de nosotros. Pero la gente estuvo muy entregada desde la primera canción, y lo recuerdo con mucho cariño.

–Si tuvieras que hacer una versión de otro grupo o artista murciano, ¿qué canción elegirías?

–Supongo que una de Perro, 'Popera'. Nos flipa esa canción. Es uno de los himnos de nuestro grupo de colegas.

Cristiano, Carvajal y Odriozola

–Una de las particularidades de Carolina Durante es el tema de las letras, siempre cargadas de sentido del humor. ¿Cómo las compones?

–Escribo sobre cosas que me suceden en mi día a día. 'Cayetano' surgió a raíz de algo que vivimos. Teníamos a un grupo al lado en el FIB que era de ese palo –¿pijos?, ¿con pelazo?, ¿vistiendo zapatillas Pompeii y camisas con tres botones desabrochados?, ¿votantes de Ciudadanos?, ¿fans de Taburete y Morat?…–, y en su momento tuve una novia que era muy como de esos círculos, y me contaba su día a día. Y por eso lo pude escribir de una forma tan detallada. 'El himno titular' básicamente surgió porque soy muy futbolero, muy a mi pesar. Escribo sobre mi día a día. No he llegado al punto en que tenga que hacerlo sobre historias de libros y pasarlas a canción. Por eso creo que la gente se puede sentir identificada con nuestras canciones. Al final, se basan en la vida de una persona normal como soy yo.

–Aprovechando que hablas de fútbol, ¿te arrepientes del tatuaje que llevas de Cristiano Ronaldo?

–(Risas). No me arrepiento. Fue una apuesta con un colega que organiza conciertos en Valladolid. Si el Madrid de fútbol ganaba la Champions y el de baloncesto la Euroliga en un mismo año, me tatuaba, y soy un hombre de palabra.

–Es el famoso 'siiiiiiiuuuuuu'.

–Bueno, es solo 'siu'. No se nota que es de Cristiano Ronaldo. Puedo decir que es de otra cosa. Es muy sutil (risas).

–Y lo de 'No me creo que Odriozola no sea titular' de la canción 'El himno titular', ¿cómo surgió? ¿Tienes algo en contra de Carvajal?

–De un juego, 'Futmondo', que es algo así como el 'Comunio' –de gestión de un equipo virtual de fútbol–. Ese año tenía a Odriozola y me dio un montón de puntos con la Real Sociedad. Cuando lo convocó la selección española me hizo mucha ilusión. Sabía que no estaba al nivel de Carvajal, y me hacía gracia que todo el mundo asumía que el del Real Madrid tenía que ser el titular, y yo quería decir que me gustaría que hubiese sido Odriozola. Plasmar en una canción algo así como: '¿Carvajal? ¡Qué va! Odriozola'. Meter ahí algo de polémica.

–Como Vetusta Morla, vais a estar este verano en todos lados.

–Vamos a tocar en bastantes festivales y que nos vea la mayor parte de público posible. Lugo haremos la gira del disco para recoger lo sembrado.

–¿Cómo ha vivido el grupo la evolución de empezar de la nada a tocar este verano en el FIB y los principales festivales de España?

–Con lo que más flipo es que nosotros antes éramos parte del público de los festivales. Llevo desde los 16 acudiendo al FIB. Era una tradición con los amigos del colegio. Y ahora monto un grupo y al poco estoy tocando en ese festival, y mis amigos pueden ir a verme. Es muy emocionante verte allí arriba en vez de abajo. Es lo más gratificante de la música. Y también conocer a gente a la que has idolatrado, como a miembros de Los Punsetes y a Jota, de Los Planetas, y más cuando encima halagan tu trabajo.

–Esa es la parte buena de la música, pero también estás viviendo en tu persona la mala, la de aparecer de repente en las revistas del corazón.

–Es un coñazo. Prefiero no comentar nada porque al final te meten en unos berenjenales. Poco más que decir.

–Ni confirmas ni desmientes.

–Tal cual.

Bonus tracks

–¿Qué disco ha marcado más tu carrera?
–Más que mi carrera, a mí. 'Una montaña es una montaña', de Los Punsetes.
–¿Cuál fue la primera canción que te aprendiste?
–Ni idea. Quizás alguna de Estopa. No, 'La flaca', de Jarabe de Palo (risas).
–¿Qué banda nunca faltaría en un festival organizado por ti?
–Los Nikis.
–¿Qué canción debería sonar en un bar para que decidieses irte?
–Alguna de Dvicio.
–¿Cuál es tu mejor recuerdo musical?
–En el FIB de 2015 en un concierto de Joe Crepúsculo. Fue una maravilla.
–Un concierto al que asistieras y que te decepcionase.
–No fue por el grupo, sino por los fallos de sonido. La Bien Querida en el FIB, que siempre suena muy bien, pero ese día hubo problemas de acople y de sonido. Da rabia cuando sucede eso.
–Cuando vas como público a un festival, ¿eres de los que pasas más tiempo en el escenario principal o en los secundarios?
–En los secundarios, porque me suele gustar más la letra pequeña del cartel. Además, el grande suele estar masificado y me agobia.
–¿Cuándo fue la última vez que te pusiste nervioso al conocer a alguien?
–A Jorge Martínez, de Ilegales. Me impactó y me puse nervioso. Pocas veces me ha sucedido. Es un tío que impone mucho.
–¿Liam o Noel?
–Debería decir Noel, pero mola más Liam.
–Si te llama C. Tangana y te pide una colaboración, ¿qué le contestarías?
–Que sí. Me gusta.