Avalon tras la cortina

María Isabel Noguera, con la bola de cristal en la que ve el pasado y el futuro. / VICENTE VICÉNS / agm
María Isabel Noguera, con la bola de cristal en la que ve el pasado y el futuro. / VICENTE VICÉNS / agm

Maestra de magia blanca, vidente y sanadora, María Isabel Noguera ayuda desde el Puerto de Mazarrón a buscar respuestas. «Cariño, al demonio lo llevas dentro», advierte por si no lo sabías

ALEXIA SALAS

No lo quieras saber todo», previene María Isabel Noguera, ojos de abismo, voz de zarzamora. No le pidas que te narre el futuro como si fuera el último capítulo de una serie en Netflix, porque lo que hace esta bruja buena -¡al fin una!- es «ayudar a descubrir lo que vendrá a quien está preparado». El intríngulis está en que «vivimos en constante búsqueda de respuestas, y en tu pregunta va la contestación», te abre la segunda puerta. La primera ya la abres tú al atravesar la entrada a su tienda esotérica de búhos y plenilunios. La paz huele aquí a palo santo y suena a voces de hadas invisibles en un hilo musical encantado. En este inusual comercio puedes comprar velas e inciensos, jabones y cremas, minerales y amuletos, molinillos, atrapasueños, llamadores de ángeles, aceites esenciales, lámparas de sal, cuencos tibetanos, tés de cosecha fresca, runas para la adivinación y una esperanza de credulidad.

Su puerta de cristal casi pasa desapercibida en el exterior de toallas chirriantes y ruido de chanclas, pero si sabes mirar encuentras a esta maga en plena calle Juan Sebastián Elcano del Puerto de Mazarrón, sin necesidad de invocarla con una danza de hogueras a medianoche.

Visita recomendada
Tu Equilibrio, la tienda de productos esotéricos y lectura del tarot en Puerto de Mazarrón.
Qué hacer
Comprar velas, té aromático, amuletos, minerales. Adentrarse en la lectura del tarot para encontrar otros caminos. Si necesita 'limpiar' negocios, casas o personas de presencias indeseables..
La guía ideal
María Isabel Noguera, tarotista, medium y sanadora.

«Vengo de una familia de sanadores y otra de videntes», revela María Isabel sobre unos ascendentes irrenunciables. No podía ser de otra manera que el sagrado femenino emergiera en esta maga blanca. «La bruja es una mujer sabia que conoce lo bueno y lo malo, pero nunca puede ir en contra de la vida», comparte en su espacio reservado a las consultas. Sobre una cálida mesa con faldones de camilla se yergue en bronce noble el arcángel Jofiel de la sabiduría, la claridad y el intelecto, junto a una colección de piedras y péndulos para alinear chakras.

«La bruja es una mujer sabia que conoce lo bueno y lo malo, pero nunca puede ir en contra de la vida» «La magia es conocimiento para saber manejar la energíai»

«La magia es conocimiento para saber manejar la energía», afirma María Isabel, por eso en sus cursos de magia no acepta a cualquiera. «Tengo que saber que hará buen uso, que es una buena persona y utilizará las plantas y los rituales para ayudar», explica la maestra. Siempre rondando el diablo por las aristas de nuestras catedrales. Ella lo sabe y te lo señala por si no lo ves. «Me preguntan mucho si existe el bien y el mal, y les digo, cariño, al demonio lo llevas dentro», revela la maga, que no teme ni a la muerte «porque es un sitio placentero. Lo he visitado y caminaba sin cuerpo entre la luz con algo hermoso en las manos». Otra cosa es la última puerta, de la que ni sus más allegados espíritus le han contado si allá los mares están descontaminados o si no existen los miedos. Y eso que algunos han regresado, inquietos, en busca de cerrar heridas y finiquitar cuentas pendientes. «Yo les ayudo a pasar cuando ya están en paz. Es que hay gente que no sabe que ha muerto si todo ha sido inesperado», advierte la experta. Si a sus ojos nocturnos no les ves el fondo, asomarse a su bola de cristal te da vértigo. «Sirve para meditar, pero también puedes ver tu pasado y tu futuro», te reta a decidir.