Adrián Quiñones: «Creo que tengo carisma»

El actor y cantante Adrián Quiñones, en Cartagena./ pablo sánchez / AGM
El actor y cantante Adrián Quiñones, en Cartagena. / pablo sánchez / AGM

«Estoy de acuerdo con todo lo que he hecho porque me ha ayudado a aprender lo que no tengo que hacer», afirma el actor y gerente de la Compañía Lírica Española

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

A Adrián Quiñones (Cartagena, 1995) la zarzuela le atrapó. Mucho. Mucho más que el pop, con el que disfruta; y mucho, mucho más que el indie o el rock, a los que apenas presta atención. A la zarzuela sí. Vive de, por y para ella. Y la defiende, dice, «a capa y espada». Porque su objetivo, y deseo, es poder «revitalizarla». Llenarla de público joven. Tiene 23 años y el sueño de formar parte, algún día, del elenco del Teatro Real. Por lo pronto, dirige la gerencia de la Compañía Lírica Española y protagoniza dos de sus tres montajes en cartel: 'El otro dúo de la africana' y 'Bohemios'.

-¿Qué necesita?

-Subirme al escenario. No podría estar solo en la parte menos artística, llevando únicamente la gerencia.

-¿Le reconforta?

-Sí, mucho. De hecho, la primera vez que hice 'El otro dúo de la africana', cuando me bajé del escenario, pensé: 'Volvería a invertir el dinero que me acaban de ingresar por la función para hacerla mañana de nuevo'. Fue cuando sentí que esta es mi profesión.

-¿Qué fue una apuesta valiente?

-Asumir la administración de la compañía siendo tan joven, pero por ambas partes. Fue una propuesta que me hicieron y acepté.

-¿Quiénes?

-Yo descubrí la zarzuela en la Escuela de Arte Dramático de Murcia (ESAD). Estudiaba Interpretación Musical, y en la sección de canto tocábamos un poco de todo: zarzuela, teatro musical, ópera incluso. Me despertó la curiosidad y empecé a indagar junto con Gloria [Sánchez], mi profesora. Comencé con Antaviana Lírica, que era como antes se llamaba nuestra compañía. El nombre actual lo adoptamos a principios de 2017 cuando la marca, que antes perteneció a Antonio Amengual, quedó libre. La solicitamos y nos la dieron, y desde entonces funcionamos con ella. En este camino me han ayudado mucho Pepe Ros [director artístico de la Compañía Lírica Española] y Gloria, que son quienes me ofrecieron llevar la gerencia. Supongo que algo vieron en mí para depositar esa confianza.

-¿Por ejemplo?

-Creo que estabilidad, y don de gentes. No sé. Imagino que pensaron que podría desenvolverme bien y coordinarlo todo.

-¿Cuántas personas dependen de usted?

-Estables somos 18, pero en algunos montajes, como en 'Bohemios', llegamos a ser más de cuarenta personas en el escenario.

-¿Es viable una compañía como la suya?

-Sí, pero hay que trabajar mucho. Nuestros cachés son muy grandes y que te contraten es más difícil. Cuando conseguimos la nueva marca, nos propusimos montar rápido los tres espectáculos que tenemos para poder trabajar de forma constante, con una u otra obra. Así es más fácil tener algo estable.

1 -¿Un sitio para tomar una cerveza?
-El Monumental, en Murcia.
2 -¿Una canción?
-'Flor roja', de Los Gavilanes.
3 -Libro para el verano.
-'Los miserables', de Víctor Hugo.
4 -¿Qué consejo daría?
-Si tienes un problema y no tiene solución, ¿de qué te preocupas?, y si tienes un problema, y tiene solución, ¿de qué te preocupas?
5 -¿Cuál es su copa preferida?
-Una copa de vino.
6 -¿Le gustaría ser invisible?
-No.
7 -¿Un héroe o heroína de ficción?
-Spiderman.
8 -Un epitafio.
-Ninguno.
9 -¿Qué le gustaría ser de mayor?
-Actor.
10 -¿Tiene enemigos?
-No.
11 -¿Lo que más detesta?
-El frío.
12 -¿Un baño ideal?
-En Calblanque.

-¿Qué le engancha del género?

-Antes de llegar a la escuela [ESAD], nunca me había parado a escuchar zarzuela, pero cuando estudias su partitura y armonía, te das cuenta de que está muy bien escrita, que está muy bien hecha para la voz, y eso me atrapó.

-¿Qué idea en torno a la zarzuela no es cierta?

-Que es casposa. No es cierto. De hecho, nosotros lo que queremos es revitalizarla. Obviamente, la música no se puede tocar, porque es la que es, pero sí la puesta en escena y los diálogos. Por ejemplo, 'Bohemios' es de 1800 y pico, y nosotros lo hemos traído a 1900 y algo, hemos avanzado un poco en el tiempo para hacerlo más contemporáneo.

«Niño músico»

-¿De pequeño, cómo era?

-Muy, muy, pero muy músico. En todos los aspectos. Yo era el niño músico: estaba comiendo y estaba creando ritmos, cantaba continuamente... La música la he llevado siempre conmigo: hice trompeta, hice el bachiller de artes escénicas, danza y música; nunca he podido vivir sin ella, y eso ha sido un nexo para el trabajo que hago ahora.

-¿Se ve reflejado en aquel niño?

-No, hay una esencia, pero ahora soy mucho más pausado. Estoy más centrado en el trabajo, y me siento más, cosa que no me gusta porque yo odio la mesa, aunque hago por sentarme. Antes era puro nervio, no podía parar.

-¿Metódico?

-No. Suelo cambiar mucho. No puedo trabajar dos semanas en el mismo sitio.

-¿A qué le da importancia?

-Al tiempo de ocio, porque el trabajo me consume mucho. Me gusta ir al teatro o al cine. Empleo el tiempo en enriquecer mi cerebro.

-¿Deportes?

-No, nada. Viajo cuando puedo.

-¿Solo o en compañía?

-En compañía.

-¿Con qué lugar se ha quedado embobado?

-Con Salamanca. Es una ciudad preciosa, una de las más bonitas que he visitado. La distribución de sus calles, sus edificios, sus plazas... me recuerdan mucho a Cartagena. También Melilla me recuerda mucho a Cartagena.

-Pero Salamanca no tiene mar.

-Sí, y además, yo el mar necesito tenerlo cerca. No puedo estar más de tres semanas sin verlo.

-¿La imagen, la cuida?

-Sí, muchísimo. Sobre todo, mis perfiles en Facebook e Instagram, y no por el qué dirán, sino porque me gusta.

-¿Qué cuida especialmente?

-La forma de vestir.

-¿Cómo no podría salir nunca de casa?

-Con los zapatos sin limpiar.

-¿Manía?

-No. Bueno..., sí. [Ríe]

-¿Qué situación ha sido complicada y cómo la ha resuelto?

-Ha sido difícil rechazar un papel principal que me habría gustado hacer, pero que sé que no puedo por edad o por mi perfil. Esa dualidad entre el quiero pero no puedo supone para mí mucha meditación y tener que encerrarme en casa a valorar los pros y los contras. Generalmente he dicho que no.

-¿De qué no se arrepiente?

-Los próximos 2 y 3 de noviembre voy a hacer el personaje principal de 'La corte del faraón' con la Compañía Lírica Alicantina, y ese personaje estoy seguro de que sí puedo hacerlo sin ningún tipo de problema.

-Y, al contrario, ¿qué no volvería a repetir?

-De momento, nada. Estoy de acuerdo con todo, porque todo lo que he hecho me ha ayudado a aprender aquello que no tengo que hacer.

-¿Qué consejo tiene siempre en la cabeza?

-'Lo que pase, siempre va a ser lo mejor', así que, si pasan cosas, porque en el camino pasan cosas, es porque es lo mejor. Y eso nos ayudará a solventar las siguientes piedras.

-¿De qué está enamorado?

-De mi profesión, cien por cien; y de los coches, me gustan muchísimo.

-¿Antiguos?

-Los antiguos, los nuevos y también los de alta gama, aunque quizá nunca pueda comprarme uno. Mi padre se ha dedicado toda la vida al sector del automóvil. Imagino que mi interés viene de ahí.

-¿Qué coche tiene?

-Un Mercedes, automático.

-¿Con qué está comprometido?

-Con el público y con la revitalización de la zarzuela.

-¿Qué le define?

-Creo que tengo carisma y don de gentes.

-¿Viene de familia de artistas?

-No, para nada. Mi madre es abogada, y tengo una hermana totalmente diferente a mí: le gusta mucho el deporte y nada la música.

-¿Qué admira?

-A todos los que me han ayudado, como Pepe Ros y Gloria Sánchez, que han sido mis dos brazos.

-¿Qué más le gusta?

-La política, pero no estoy dentro de ningún partido.

-¿Y de la forma de hacer política en España, qué opina?

-No estoy de acuerdo al cien por cien. Muchos miran por los suyos y no dejan que el ciudadano muestre lo que realmente necesita. Eso no es hacer política para el pueblo, sino para ellos, que es muy distinto.

-¿Se ve como político?

-No.

-¿De qué está convencido?

-De que el panorama cultural murciano y de España va a cambiar a mejor, seguro. Esas movilizaciones ciudadanas a nivel cultural, que cada vez son más, harán que se tenga que trabajar sí o sí por levantar el panorama cultural.

-¿Indie o rock?

-Ninguno, prefiero el pop. Escucho todo lo comercial.

-¿Playa o piscina?

-Playa y Mar Menor.

-¿Una buena conversación o un buen libro?

-Una buena conversación con una buena copa de vino tinto.

-¿Qué le relaja?

-Salir a pasear. Cuando estoy colapsado o tengo algún problema me bajo al centro de Cartagena y me doy una vuelta. En Murcia, salgo a andar por el río.

-¿Qué le haría mucha ilusión?

-Llegar a formar parte, con el tiempo, del elenco del Teatro Real.

-¿Lo ve posible?

-Sí, aunque dentro de mucho tiempo.

Temas

Verano