Una sentencia deja a Asturias sin la exclusividad de la botella de sidra

Una sentencia deja a Asturias sin la exclusividad de la botella de sidra

La Audiencia Provincial de Cantabria desestima el recurso de los productores asturianos y confirma el fallo favorable a un productor de Renedo de Piélagos

EVA FANJUL y AGENCIASGijón

La botella de sidra asturiana podrá utilizarse para embotellar la tradicional bebida en un lagar cántabro. Esta es la decisión de la Audiencia Provincial de Cantabria que ha desestimado el recurso interpuesto por la Asociación de Sidra Asturiana (Assa) contra la sentencia del juzgado de lo Mercantil 1 de Santander que permitía a la marca Sidra Somarroza hacer uso de la emblemática botella verde, también conocida como 'molde de hierro'.

La Audiencia Provincial se pronuncia así sobre un pleito que desde hace más de dos años enfrenta a los productores asturianos de sidra con el lagarero cántabro Jesús Gómez Solórzano, que también elabora sidra natural en la comunidad vecina, utilizando la misma botella que se usa en el Principado.

En septiembre de 2018 llegó la primera sentencia a favor del lagarero -productor- cántabro y el primer varapalo judicial para los sidreros asturianos. El juez Carlos Martínez de Marigorta, titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Santander, daba la razón al Gómez Solórzano y el fallo le permitía seguir utilizando el modelo de botella 'molde de hierro' para embotellar su producción. Este primer auto fue recurrido por los miembros de Assa, dispuestos a evitar que productores radicados fuera de la región pudiesen hacer uso de la tradicional botella verde a la que consideran parte de la marca de sidra natural por sí misma.

Ahora, la Audiencia provincial de Cantabria vuelve a inclinar la balanza judicial a favor del lagarero cántabro demandado. La sentencia conocida este lunes vuelve a contradecir los argumentos de los sidreros asturianos que reivindican el diseño de este envase como elemento diferenciador entre la sidra asturiana y la producida en otros territorios.

En esta ocasión, el fallo señala que la botella tridimensional verde «carece de capacidad distintiva sobre un concreto origen empresarial» y que a lo sumo podría considerarse que sirve para identificar productos de una zona geográfica concreta. Pero ni todos los productores asturianos utilizan esa botella o están asociados a Assa, matiza. «Si no es apto para ser vinculado con un concreto origen empresarial ni con unos empresarios concretos, la utilización de la botella no puede generar confusión ni asociación con la actividad, las prestaciones o el establecimiento ajenos», indica.

Una enorme faena

La sentencia cayó como un auténtico «jarro de agua fría» entre los productores asturianos que, en los próximos días, estudiarán con sus asesores jurídicos las posibles opciones de recurso existentes ante el fallo del tribunal provincial y si deciden o no llevarlas a cabo ante el Tribunal Supremo. «Respetamos y acatamos la decisión judicial, por supuesto, pero sin duda este fallo es una faena enorme para el sector», manifestó a El Comercio la presidenta de la Asociación de Sidra Asturiana (Assa), María Cardín.

Cardín aseguró que desde la asociación «vamos a seguir protegiendo la botella símbolo de la sidra natural asturiana». En este sentido, desde Assa se insiste en reivindicar que la botella «forma parte de nuestro patrimonio y representa un bien de interés cultural asturiano que debe, como así ha sido desde sus orígenes, estar exclusivamente ligado a nuestra sidra natural». Los productores asturianos insisten que «la industria asturiana desarrolló en 1880 un modelo diferente, único y propio para la sidra natural elaborada en Asturias, el llamado 'molde hierro', popularmente conocido como 'botella de Gijón' o 'botella de Xixón', personalizándolo impecablemente para una capacidad ligada a las medidas tradicionales de uso en Asturias y para las particulares necesidades de servicio de la bebida a la que iba destinada, el escanciado».

En este sentido, los productores asturianos insisten en reivindicar que «la botella 'molde hierro' tiene carácter distintivo y con ella el consumidor identifica el envase con la sidra natural elaborada únicamente en Asturias, de manera que no hay lugar a equívoco», aseguran.