La DGT podría hacer un importante cambio en los radares de velocidad de las carreteras españolas

La DGT podría hacer un importante cambio en los radares de velocidad de las carreteras españolas

Pretenden que las multas que se ponen a los conductores no acaben en los tribunales

EP

La Dirección General de Tráfico (DGT) está estudiando hacer un cambio que afectaría al margen de error que se aplica a los radares que ponen multas de velocidad en las carreteras españolas. Según ha explicado el Director General de Tráfico, Pere Navarro, la medida se aplicaría para evitar que los conductores vayan a los tribunales exigiendo que se les anular las multas: «Si hay que dar más margen, se da más margen y no pasa nada, lo que queremos es evitar discusiones evitables», aseguró en una entrevista recientemente.

El cambio que estudia la DGT llega después de que en el último año se hayan dado centenares de sentencias favorables a los conductores. Y es que según estiman desde Automovilistas Europeos Asociados (AEA), con la reciente reducción de los límites de velocidad a 90 km/h en carreteras convencionales las multas de tráfico se podrían triplicar ya que la DGT, según ellos, no aplica bien los márgenes de error de los radares.

Una de las últimas sentencias, en concreto, cuestiona las multas y la detracción de puntos al considerar que la velocidad captada por los radares debe corregirse «en función del margen de error del cinemómetro». Al conductor al que alude esta sentencia que dictó un juzgado de Pontevedra se le impuso una sanción de 400 euros y pérdide de cuatro puntos del carné porque circulaba a 82 km/h en un tramo de 50. En la sentencia el supuesto exceso de velocidad no fue detectado por un cinemómetro en cabina fija de la carretera, sino por un aparato en vehículo o trípode manejado 'in situ' por un agente de tráfico.

El juzgado gallego entiende que «debe corregirse en cada caso la velocidad detectada por el radar, aplicando a la baja el índice máximo de error admisible», según la Orden ITC/3123/2010, de 26 de noviembre. Es decir, que «si la velocidad del vehículo detectada por el cinemómetro es igual o inferior a 100 km/h, deben restársele 5 km/h si la medición la realizó en posición estática o en 7 km/h si la efectuó desde vehículo en movimiento».

Por todo ello, el juzgado falló a favor del demandado, ya que «como no consta ningún documento fehaciente en el expediente que acredite que el vehículo del radar se hallaba inmóvil, habrá de aplicarse en favor del interesado el margen de error más favorable, que es el previsto para cinemómetros en movimiento. Esto es, 7 km/h».

Aplicando este margen de error, la Administración tendría que haber imputado al actor un exceso de velocidad de 75 km/h sobre un máximo de 50 km/h permisible, lo que se traduce en una sanción de 300 euros, con pérdida de 2 puntos, en lugar de la que se le impuso (400 euros, con pérdida de 4 puntos).