La Amazonia tiembla con Bolsonaro

La Amazonia tiembla con Bolsonaro

Jair Bolsonaro, el nuevo presidente de Brasil, quiere abrir la Amazonia a la minería, el ganado y la agricultura. Una decisión que aceleraría el ya vertiginoso ritmo de deforestación del gran pulmón del planeta

Vista desde el aire, la destrucción recuerda a una raspa de pescado. «Los madereros despejan primero una senda en la selva para los tractores y luego abren desvíos, a derecha e izquierda, para sacar los árboles», dice Adriano Karipuna, cacique de la tribu amazónica de los karipunas, mientras observa unas imágenes de satélite facilitadas por Greenpeace.

Su reserva se aprecia con claridad -una alargada mancha verde de 153.000 hectáreas en plena selva virgen-, atravesada por esas sendas con forma de raspa. Rodeando el vasto territorio indígena hay grandes superficies con tonos de verde más claros: son haciendas ganaderas y campos de soja. «Cuando los invasores hayan sacado toda la madera, dividirán nuestra tierra en parcelas y las venderán», añade el jefe karipuna.

Este es un artículo de 'XLSemanal', el suplemento dominical de 'La Verdad'. Puedes seguir leyéndolo completo aquí