La lluvia deja a Murcia sin los 'salzillos'

Tristeza entre los nazarenos, este viernes, tras anunciarse la suspensión de la procesión. /Edu Botella / AGM
Tristeza entre los nazarenos, este viernes, tras anunciarse la suspensión de la procesión. / Edu Botella / AGM

Una de las procesiones más emblemáticas y esperadas de la Semana Santa en la Región y en la capital murciana se suspende a causa de las malas condiciones meteorológicas

FERNANDO PERALS

El drama se cebó con la procesión de los 'salzillos' en la Semana Santa de 2019. La lluvia, el miedo de cada año en el periodo litúrgico de la Primavera, frustró la procesión morada de Viernes Santo en Murcia. Desde las 07.00 horas, la puerta de la Iglesia de Nuestro Padre Jesús se encontraba repleta de nazarenos, entre penitentes, mayordomos, estantes, promesas y secciones de bocinas, que miraban al cielo con tristeza e incredulidad ante lo que estaba ocurriendo. Conforme pasaron los minutos, la esperanza entre los allí presentes disminuía ya que las precipitaciones eran cada vez más fuertes.

Tras reunión extraordinaria de la junta de la cofradía, el presidente, Antonio Gómez Fayrén, confirmó la suspensión de la procesión a causa de la lluvia. Apenado, Fayrén también explicó a 'La Verdad' que «es un día de tristeza para la cofradía, que «gracias a Dios goza de buena salud» y aseguró que ya piensan en el Viernes Santo del año que viene. La última vez que se tuvo que suspender la procesión del viernes en Murcia fue en el 2007.

Por otra parte, señaló que los tronos del maestro Salzillo continuarán dentro de la iglesia Nuestro Padre Jesús durante todo el día para que tanto penitentes como fieles puedan verlos. Una de los visitantes que pasará para disfrutar de las obras del escultor será la Infanta Elena, que tenía previsto disfrutar de la mañana de Salzillo de Murcia.

Tristeza nazarena

El drama se podía observar en las caras de los nazarenos. Habían esperado durante un año a que llegara este viernes para desfilar en una de las procesiones más emblemáticas de la Región y de la capital murciana. Las obras del escultor murciano Francisco Salzillo Alcaraz, creadas en el siglo XVIII y declaradas Bien de Interés Cultural de carácter Inmaterial (BIC), protagonizan una de las procesiones más bonitas de Murcia y reúnen a miles de fieles en esta fecha destacada de la Semana Santa. Este año, la climatología lo impidió.

En este 2019, la lluvia quiso erigirse como protagonista para arrebatar la ilusión y colmar de pena a todos los que se dieron cita en torno a la Iglesia del barrio de San Andrés. La calzada se encontraba totalmente empapada y con grandes charcos frente a la plaza San Agustín, lugar por donde salen y entran los tronos de esta procesión. Las nubes, oscuras y sin ánimo de dar una tregua, tapaban por completo el cielo.

Los fieles a Nuestro Padre Jesús Nazareno que se habían acercado para disfrutar de un día especial de esta Semana Santa comenzaban a abandonar las sillas y a enfilar el camino de regreso a casa. Los nazarenos contemplaban la situación con amargura. Y esta llegó. Pocos minutos después, los encargados de la Iglesia en tomar la decisión, tras reunirse durante un largo rato, confirmaron la suspensión definitiva de la procesión de los 'salzillos' en este Viernes Santo.

La tragedia se confirmó y los rostros de los allí congregados revelaban la tristeza de lo que aquello suponía. Los estantes, encargados de portar algunos de los tronos más bonitos y esperados de todo el periodo litúrgico, como La Santa Cena o Nuestro Padre Jesús Nazareno, se abrazaban buscando el consuelo del compañero que compartía los sentimientos de angustia que habitaba en la parroquia.

Más información

Los pasos fueron desplazados de nuevo a su rincón. Los encargados de poner la nota musical abandonaban los instrumentos y aceptaban con nostalgia la decisión tomada. Los nazarenos y mayordomos se despojaban de algunos de los enseres morados que portaban desde bien temprano. Unos emprendían el camino a casa, mirando al cielo con semblante irritado. Otros, en cambio, se mostraban reacios a abandonar el templo. La mañana de Viernes Santo finalizó antes de lo que todos podían imaginar. La pena y la lluvia inundan el ambiente. La espera vuelve a ser de un año para que los 'salzillos' exhiban de nuevo ese adorado museo andante al aire libre.

Colas para ver los pasos de Salzillo tras la suspensión de la procesión

Cientos de personas se congregan desde primera hora de la mañana en la Iglesia privativa de Jesús para ver los pasos de Francisco Salzillo que este Viernes Santo no pudieron desfilar por las calles de la ciudad a causa de las condiciones meteorológicas. El barrio de San Andrés se encuentra repleto de seguidores que han querido acercarse al templo para disfrutar de los tronos más emblemáticos de la Semana Santa murciana.