Detenidos los responsables de Magrudis por el brote de listeriosis

José Antonio Marín, gerente de Magrudis.

La Junta de Andalucía anuncia que se querellará contra la empresa después de la muerte de tres personas y siete abortos

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Efectivos de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (Ucoma) de la Guardia Civil detuvieron ayer a los principales responsables de la empresa sevillana Magrudis, fabricante de la marca comercial La Mechá, por el brote de listeriosis declarado en agosto y que ha causado ya la muerte de tres personas y siete abortos, además de haber afectado a cerca de 200 personas. La titular del Juzgado de Instrucción Número 10 de Sevilla, Pilar Ordóñez, ordenó además practicar varios registros en diferentes locales, domicilios y oficinas de la mercantil, después de constatar que los arrestados ocultaron durante seis meses que sabían que sus instalaciones estaban infectadas por la bacteria, sin parar en ningún momento la producción, distribución y venta de sus productos cárnicos.

Según fuentes de las investigación, los detenidos son cinco: el «administrador de hecho» de Magrudis, José Antonio Marín Ponce; dos de sus hijos, Mario y Sandro José Marín Rodríguez, quien aparece en el registro mercantil como administrador y socio único; una cuñada de Marín Ponce y un comercial de la firma. Los dos hijos de Marín Ponce (Sandro y Mario) fueron trasladados a presenciar los registros, mientras que el resto de detenidos fueron llevados a dependencias del instituto armado para su interrogatorio. Anoche fueron liberadas dos personas, sin que se desvelasen sus identidades.

Los funcionarios de la Ucoma registraron y precintaron entre otros inmuebles la sede social de Magrudis en el polígono industrial El Pino de Sevilla y la que podría ser una fábrica o almacén clandestino en Dos Hermanas.

El detonante de las detenciones y los registros -explicaron mandos de la Guardia Civil- fue el informe que recientemente el laboratorio Grupo Microal remitió al juzgado. En ese documento se afirmaba que el pasado febrero se informó a Magrudis «en tiempo y forma» de que su carne estaba contaminada por la bacteria 'listeria monocytogenes' y que la empresa obvió por completo el aviso.

El pasado 23 de agosto, la jueza admitió a trámite la querella presentada por Facua-Consumidores en Acción, que ejerce la acusación particular contra los responsables de la fabricación y comercialización de la carne mechada y el resto de productos de Magrudis contaminados por listeria. La magistrada ordenó entonces la apertura de diligencias previas para investigar los hechos denunciados, «que podrían ser en principio constitutivos de un delito contra la salud pública y lesiones». La asociación ha comenzado a aportar documentación y casos de afectados para que la investigación abarque también los delitos de aborto y homicidio, sin perjuicio de otros que pudieran determinarse a lo largo de la instrucción. Más de 80 afectados han pedido ya a Facua que emprenda actuaciones en su nombre.

Destrucción de pruebas

Tras conocer las detenciones, el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, subrayó que esperaban esta medida desde hace tiempo ante el riesgo de destrucción de pruebas por parte de los responsables de Magrudis, a los que acusó además de haber intentado finiquitar las propiedades a su nombre para evitar su embargo cautelar a fin de garantizar posibles indemnizaciones. «Se han podido eliminar pruebas, se niegan a dar información a la administración desde el 17 de agosto, y nos vamos enterando de que dieron datos falsos sobre los productos comercializados o empresas con las que tenían vínculos», resaltó Sánchez. «Solo eso debería haber provocado el precinto y la actuación judicial», lamentó antes de anunciar oficialmente que Facua pedirá que se les acuse por los delitos de aborto y homicidio.

El operativo de la Guardia Civil también hizo que la Junta de Andalucía moviera ficha. El Ejecutivo autonómico anunció que finalmente se querellará contra Magrudis. «No nos va a temblar el pulso y vamos a llegar al final con todas las consecuencias porque no queremos que esto vuelva a ocurrir», prometió Elías Bendodo, portavoz de la Junta. «Magrudis engañó a todos, a los andaluces en general y al Gobierno en particular», destacó el portavoz, al tiempo que recordó que el Ejecutivo autonómico ya ha presentado dos denuncias ante la Fiscalía por el brote de listeria.