¿Estamos seguros?

A ver por qué, en el Sureste, esos dos resplandores de por la noche

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Eso. No vaya a ser que tengamos que salir corriendo. Con los fenómenos de la naturaleza no conviene confiarse. Y llevamos ya dos madrugadas -la del domingo fue la última- en que el Sureste, sin concretar más, se ilumina por unos instantes como si fuera de día.

Nos dicen que se trata de un objeto estelar desprendido del cometa Encke, responsable de varias lluvias de estrellas que se producen entre octubre y noviembre. Por lo visto, estos trozos de cometa mueren en la atmósfera, mandándonos su canto del cisne en forma de un resplandor que no se 'pue aguantá'.

Esta es la versión oficial, absolutamente fría y físico-química. Pero a nosotros nos interesa conocer qué hay detrás de estos sucesos, engañosamente hidroeléctricos, cuando menos curiosos y en cierta manera asustadores. Habrá que ver si tienen relación con las elecciones estas: las de mitad de mandato de Trump, que parecen enconadas. O con la migración masiva, que no se limita a los Estados Unidos, sino que también afecta a los países de la Europa.

También sería bueno dilucidar, por parte de los politólogos, si existe alguna relación entre los resplandores y la probable exhumación de Franco. No vaya a ser que estemos aquí meneándolo de allá para acá y resulte que nos está mandando un mensaje desde el Más Allá, sobre lo que debemos o no hacer sobre tan complicado aparcamiento, joder.

Quizás sean señales ciertas de aconteceres futuros. Es muy fácil decir que los resplandores proceden de trozos de cometas, que iluminan la noche desde cincuenta kilómetros de altura. Lo cierto es que esa explicación medio científica queda por debajo de la esotérica. Están pasando tantas cosas raras en este mundo de ahora. Y cualquier aviso de índole estelar hay que mirarlo con lupa. Porque, tal como están las cosas, quien más quien menos espera señales más serias que aquellas que emiten los políticos en los telediarios.

Los signos de los tiempos suelen supeditarse muchas veces a las señales del espacio sideral. Y nosotros deberemos sacar consecuencias. Son sucesos importantes que conviene pensar y repensar. A ver. ¿Por qué en el Sureste y no en el Noreste, que es donde está ahora liado el tomate?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos