María, de OT, muestra un pecho

Así de directa dan los medios la tremenda noticia

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Yo no me atrevía a decir nada sobre OT (Operación Triunfo, para los no entendidos), no fuera a ser que me tomaran por insumiso. Pero sospechaba que, antes o después, alguien mearía fuera del tiesto. Con los micrófonos hay que llevar mucho cuidado. Ponérselo en la boca, sin más ni más, a todo titirimundi puede traer problemas. Hasta que ha ocurrido.

Se nos informa que una muchacha, por nombre María y concursante de la OT, ha enseñado un pecho, sin venir a cuento, en el canal 24 Horas.

-¿Cómo sin venir a cuento?

Hombre. Le diré usted. Un pecho se enseña si viene a bien enseñarlo, pero no a destiempo. Como diría el señor Aznar, cuando no toca, pues no toca. Y, según todos los indicios, en el caso de María no tocaba lo que se dice nada. Otra cosa es que tú te lo saques por sacártelo. Por fardar, vaya.

-Y dígame: ¿Ha sido el derecho o el izquierdo?

El derecho. ¿Por qué lo pregunta?

-Pues muy sencillo. Por saber de qué parte del arco parlamentario procede, a ver si me comprende usted.

Según cuentan, a esta chica no es que se le saliera solo, sino que se lo sacó ella voluntariamente. Se dice, fíjate tú, que el suceso tuvo lugar 'en plena transmisión de la gala, durante el traslado de los integrantes de la Academia al plató de OT 2018'. Y comoquiera que las redes sociales están a la que salta, la teta se hizo viral en un santiamén. También cuentan que la chiquilla ya la había liado con anterioridad, cuando se negó a pronunciar la palabra 'mariconez', que aparece en una canción de Nacho Cano. Yo esto último lo veo bien. Pudiendo decir 'mariconería', que lo tolera la diccionario, ¿a qué usar el otro palabro?

Preguntada la chiquilla sobre por qué asilvestró la ubre, respondió: 'Porque pensé que eso no se emitiría'. O sea que, lo que se dice 'intención viral', no parece que hubiera. Desde luego, no es lo mismo tetear tonteando -quiero decir entre amiguetes y amiguetas- que hacerlo en el césped del Bernabéu con el estadio a rebosar. Como bien dijo finalmente María: 'Ahora está toda España con mis tetas'.