Fuese 'Leslie' y no hubo drama

Se le agradece la lluvia, en una Murcia donde siempre es bendición

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

No sería del todo apropiado servirse, para el caso que hoy nos ocupa, de los manoseados versos que Cervantes dedicó al túmulo de Felipe II en Sevilla, que dicen: «Y luego, incontinente, / caló el chapeo, requirió la espada, / miró al soslayo, fuese y no hubo nada». Es verdad que, en su discurrir sobre nuestras cabezas, el rabo del huracán 'Leslie' miró a Murcia solamente de soslayo, caló -más que la espada- el sediento territorio, fuese luego y... Pues haber sí que hubo algo: incidencias menores junto con el beneficio, aquí bendición, del agua que derramó. No hubo, desde luego, drama. Antes bien, disfrute del agua caída.

Si todas las colas de huracán que hayan de pasar todavía por la provincia -pues parece que esto empieza ahora- han de ser como esta... (Lo he mirado en la Wikipedia. Y resulta que 'Leslie' tiene origen inglés y quiere decir 'jardín de hollies', unas pequeñas flores blancas/rosas). Comentaba que si los siguientes huracanes fueren como el llamado 'Leslie', vengan cuantos apetezca la naturaleza, que aquí al menos serán muy de recibo. Claro que no podrán decir lo mismo en otros lugares de España, donde los destrozos superan los beneficios.

Murcia estuvo medio domingo en amarillo, desde mediodía hasta la anochecida. Precioso el crepúsculo. Un cielo vestido de azul claro contrastando con nubes de azul oscuro. Todo muy aparente y satisfactorio, oliendo como olía a tierra mojada, que aquí es perfume harto apetecido. Por la mañana, a la hora de tomarse la marinera, chispeó una miaja. Nada, en realidad. A las dos (con el arroz y conejo humeando en la paellera), tres cuartos de lo mismo. No se movía ni una hoja. La siesta, en cambio, se presentó felizmente lluviosa.

El hombre del tiempo de la tele oficial (la mujer libró ese fin de semana) nos tenía advertidos de que detrás de 'Leslie' venía 'Michael', huracán igualmente, pero más bien flojico. Supimos luego que en la Florida -no la de Las Torres de Cotillas, sino la de Trump- arrasó malamente, añadiendo más catástrofe a la que había provocado el jodido 'Leslie'.

Sobre si pasará el 'Michael' por aquí, datos no tengo. Veremos qué cuentan los telediarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos