Hombres maquillados, haberlos haylos

Otra cosa será que resulte más o menos impactante

García Martínez
GARCÍA MARTÍNEZ

Sé muy bien que alguna gente (o mucha gente) no soporta los denominados 'nuevos tiempos', con sus modas y sus modos, en muchos casos rompedores con lo que se llevaba de toda la vida de Dios. Pero no me gustaría que, por hacerme eco de las temáticas actuales, algunos lectores me tomaran ojeriza. Yo solo soy un mandado de las circunstancias, un mero mindundi que mira su alrededor y hace comentarios.

-¿Y quién le dice nada a usted?

Hombre. Hasta ahora, nadie. Pero son tantas las cosas que están cambiando (y tan diversos los juicios que merecen a unos y otros), que no quisiera que, por un échame acá tu pensamiento, me tirasen a la cieca. Lo digo precisamente hoy, que la actualidad trae un tema ciertamente conflictivo. Se trata de que, cualquier día de estos, nos vamos a encontrar por la calle a más de uno y más de dos señores maquillados.

-¿Como si fueran chicas?

Pues, al principio, no tanto, por lo que ahora mismo diré. Pero, en pasando un tiempo de ese que llaman prudencial, puede ser que los veamos por legión. Los primeros meses no irán tan pintados como una muchacha (una muchacha pintada, quiero decir). Los inicios de lo que después se torna costumbre, suelen ser discretos, para no escandalizar. Y, además, Chanel (que es la compañía dueña de la iniciativa) hará sus probaturas nada menos que en Corea del Sur. Supongo que lo hace así al no ser lo mismo ver a un coreano maquillado, que a mi tío Pedro Antonio, que es albañil a punto de jubilarse.

La famosa marca de cosmética sacará en primera instancia, ya digo, solo tres afeites no demasiado llamativos. A saber: una base de maquillaje fluida (disponible en cuatro tonos), un bálsamo hidratante para labios (con efecto mate) y un lápiz de cejas (también en cuatro tonalidades). Me creo que si, de entrada, tanto el buen lector como yo mismo nos untamos con la base de maquillaje fluida -en tono discreto-, nos pintamos unos labios con escaso brillo y añadimos unas cejas bien perfiladas, no llamaremos demasiado la atención del peatonaje.

Para empezar, está muy bien. Y, en una segunda fase, pues ya Chanel proveerá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos