Una lluvia de confeti y más de 1.200 cohetes para recibir a los Reyes Magos en Lorca

Cientos de personas esperan en cola para hacerse con un trozo de roscón de Reyes, anoche, en la calle Corredera. / jaime insa / agm
Cientos de personas esperan en cola para hacerse con un trozo de roscón de Reyes, anoche, en la calle Corredera. / jaime insa / agm

Seis torres de luz, dos proyectores, cien cabezas móviles y 40.000 vatios de sonido para un espectáculo al que acudirán 5.000 personas

Pilar Wals
PILAR WALS

Anoche se ultimaban todos los detalles en la plaza de España del espectáculo de luz y sonido que dará la bienvenida a Melchor, Gaspar y Baltasar tras la cabalgata que recorrerá la ciudad desde La Viña. Las cifras no dejan lugar a dudas. La puesta en escena será la más impresionante de las llevadas a cabo en este enclave del recinto histórico. La iluminación contará con seis torres, dos proyectores de 40.000 lúmenes y cien cabezas móviles con la última tecnología. A ello, se sumarán 40.000 vatios de sonido, que permitirá que el público que no pueda acceder al recinto de la plaza de España pueda seguirlo desde las calles adyacentes, según afirmó el concejal de Festejos, Agustín Llamas.

Los espectadores que se sitúen frente a la Casa Consistorial podrán seguir la llegada de los Reyes Magos a través de pantallas. Estos abandonarán la cabalgata en el inicio de la calle Musso Valiente. Desde allí, subirán hasta la plaza de España con la única iluminación que aportarán las antorchas situadas a uno y otro lado. Los niños podrán acercarse hasta ellos y hacerles sus últimas peticiones. Todo el trayecto de Sus Majestades y la puesta en escena han sido supervisados por un amplio equipo que trabajó ayer hasta bien entrada la noche. «Va a ser impresionante. Y procuraremos sorprender a todos», admitió ayer el concejal de Festejos, quien recordó que, tras ver la cabalgata, hay que acudir a la plaza de España. «Cada año hay más público. Y, en esta ocasión, tenemos el aliciente del árbol de Navidad de más de veinte metros de altura. Creo que el momento más emocionante será verlos pasar bajo él».

Ayer, en el preámbulo de la llegada de los Reyes Magos, los más pequeños disfrutaron de una gran fiesta en la Corredera y calle Alporchones. Se repartieron más de 2.000 porciones de roscón de Reyes. Se registraron largas colas de niños que esperaban para hacerse con un trozo de dulce junto a sus padres y abuelos, tras entregar sus cartas a los pajes.