Edmundo Bal: «La actitud de oposición más vehemente y beligerante nos está distinguiendo del PP»

Edmundo Bal, durante la entrevista en la sede de Ciudadanos./Virginia Carrasco
Edmundo Bal, durante la entrevista en la sede de Ciudadanos. / Virginia Carrasco

El abogado del Estado coge impulso entre los liberales tras abrirle Rivera las puertas de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos. «Estaré conforme con lo que vote la mayoría y cuando no me guste me iré»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

No se considera un héroe ni tampoco un mártir. Edmundo Bal (Huelva, 1967) fue cesado por negarse a firmar un escrito de acusación contra los líderes del 'procés' en el que el Gobierno suprimía la violencia. Aparcó su carrera como abogado del Estado para bajar a la arena política de la mano de Albert Rivera, que le acaba de abrir las puertas de la ejecutiva de Ciudadanos.

-Desde que Ciudadanos ha decidido competir por el liderazgo del centro derecha, ¿en qué se diferencia del PP de Pablo Casado?

-Hay que mirar a la sesión de investidura para ver lo que nos diferencia. Los ataques tremendos, furibundos por parte de Pedro Sánchez han supuesto el nombramiento de Albert Rivera como jefe de la oposición. La actitud de oposición que nosotros hemos demostrado, más potente y vehemente y más beligerante, nos está distinguiendo claramente del PP. Hay muchas cosas que nos separan y muchas que también nos unen. Por eso ahora nos toca la responsabilidad de liderar el centro derecha, la oposición y, tal y como le prometimos a nuestros votantes, tratar de llegar a acuerdos con ellos como socios preferentes.

-Hicieron bandera de la regeneración democrática y han pactado con el PP. ¿Mejor un partido marcado por la corrupción que la izquierda de Pedro Sánchez?

-La primera exigencia que Ciudadanos les ha planteado siempre son las auditorías serias que han sacado a la luz estos sucesos previos de corrupción y la han aceptado siempre. Parece ser que en su actitud también está el regenerarse. No son tampoco las mismas personas las que están ahora, eso también hay que decirlo.

-¿No es en ningún caso rectificable el veto a Sánchez?

-No es rectificable. Lo hemos planteado desde la campaña y lo ha votado la Ejecutiva Nacional por unanimidad. Se lo hemos prometido a nuestros electores y los contratos se cumplen. ¿Cómo vamos ahora a dar un paso atrás cuando María Chivite ha tomado posesión en Navarra con el apoyo de Bildu? Me parece imposible. Lo que nos ha propuesto Sánchez es que tiene derecho natural a gobernar porque tiene 123 escaños y nosotros nos tenemos que abstener porque no nos queda otra.

-Pero en 2016, Rivera se saltó el veto a Mariano Rajoy...

-Las circunstancias han cambiado enormemente. El punto de inflexión más relevante es el 1-O. A partir de ahí, Sánchez ha decidido que sus amigos no son ni el PP ni Ciudadanos sino los nacionalistas vascos, los populistas o JxCat. Tiene ya su banda montada y ha intentado repartirse el botín, que son los sillones, los coches oficiales y las prebendas.

-¿Tan difícil es suscribir hoy el Pacto del Abrazo y sus cien medidas?

-Es imposible. Sánchez recibe el encargo del Rey y tiene que formar gobierno. Elige a sus amigos, que son radicalmente incompatibles con la política de este partido y con los acuerdos que los constitucionalistas tenemos desde 1978. Hay fronteras que no se pueden atravesar.

-¿Hablar del reparto del botín o de la banda no es populismo?

-Es puramente descriptivo. Si te fijas en las películas norteamericanas en donde van a dar un atraco hay personas que tienen distintos intereses y al final terminan todos peleados con todos porque quieren llevarse la mayor parte del botín. Esto es lo que ha pasado en la investidura.

-Desde que la Ejecutiva Nacional ratificó su 'no es no' a Sánchez ha habido un aluvión de salidas...

-Ha habido una salida evidente y clara. Ha habido también personas que han abandonado la ejecutiva pero que siguen perteneciendo al partido y ha habido una serie de incorporaciones notables, de personas que venimos de la sociedad civil y que vamos a aportar un montón de cosas. Yo ponderaría más las personas que nos hemos incorporado a este proyecto que a las que, por sus propias decisiones, han decidido salir de él. Un proyecto que no ha cambiado. Este es un partido donde se debate y no hay que decir siempre que sí a todo. Cada uno aporta sus opiniones, se vota y se toma una postura común.

-Rivera dice que mientras sea presidente «habrá democracia en este partido» pero acaba de aislar al sector crítico ¿no es contradictorio?

-No lo creo. La ampliación de la ejecutiva viene impuesta porque hemos crecido muchísimo. No puede ser lo mismo un partido que hasta hace nada era regional y luego da el salto a la arena nacional. Somos un partido con opciones de gobernar y su estructura se tiene que ajustar. Yo diré lo que pienso, después se votará y estaré conforme con lo que vote la mayoría. Y cuando no me guste, me iré.

     

     

     APOYO: «El 155 debe de estar siempre puesto encima de la mesa»

     El Tribunal Constitucional quitó la razón al PP y a Ciudadanos sobre la aplicación del artículo 155. Considera que esta disposición legal es «un remedio temporal», al que solo se debe recurrir como «último recurso».

     P:-La sentencia del Constitucional ¿les ha hecho reconsiderar su posición?

     R:-No, en absoluto. Es obviamente un mecanismo excepcional y no puede ser indefinido y eterno. Está limitado en el tiempo pero hasta que se restaure el orden constitucional. ¿Y cuál es la situación ahora en Cataluña? ¿Alguien piensa que el Govern y los partidos que le apoyan están yendo hacia el constitucionalismo? «Lo vamos a volver a hacer», ha dicho Quim Torra. Se dan todas las condiciones para que se aplique el 155.

     P:-Seguirán exigiendo entonces su aplicación inmediata

     R:-Yo creo que el artículo 155 debe de estar siempre puesto encima de la mesa. Lo defendía esta semana en el Congreso con respecto a la apertura de tres nuevas delegaciones catalanas en el extranjero. Exteriores reconoce que se están excediendo en sus funciones y que están haciendo política para conseguir adeptos a la causa independentista. Si Sánchez no hubiera suprimido los controles financieros del Presupuesto de la Generalitat no se habrían abierto estas tres delegaciones.

     P:-¿Cómo va a influir la sentencia del 'procés' en el curso político?

     R:-Para mí el efecto que va a tener esa sentencia es que no sale gratis.

     P:-¿Es viable un indulto a los líderes independentistas?

     R:-No puede haber indultos de ninguna manera. Sería reírse del sistema institucional y judicial. Sería el mayor escándalo de la democracia.

     P:-¿Se siente un mártir por el trato recibido por el Gobierno socialista?

     R:-Ni mártir ni héroe. Una persona que cumple con sus obligaciones no puede ser un héroe. Puede ser responsable, honesto. Yo sé cuáles son mis obligaciones y cuando me dicen o firmas el escrito o te ceso pues me cesas. No hay otra opción.