UGT propondrá en su congreso confederal de 2020 la jornada de cuatro días y uno de formación

Antonio Jiménez, secretario general de UGT en Murcia, junto a Pepe Álvarez, secretario general de UGT./Edu Botella / AGM
Antonio Jiménez, secretario general de UGT en Murcia, junto a Pepe Álvarez, secretario general de UGT. / Edu Botella / AGM

El secretario general del sindicato, Pepe Álvarez, denunció en Murcia que la «uberización de la economía» destruirá el 10% de los puestos de trabajo

EFEMurcia

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, anunció este jueves en Murcia que el 43º Congreso Confederal que celebrarán en noviembre de 2020 incluirá la reivindicación de una semana laboral de cuatro días y un día de formación, es decir, una jornada semanal de 32 horas complementada con formación permanente.

Álvarez, que hizo este anuncio en el centenario de la consecución de la jornada de 8 horas, auguró que, retrasando la edad de jubilación, el 40% de jóvenes en paro difícilmente encontrarán trabajo, de ahí la necesidad de repartir la jornada laboral.

Por su parte, el secretario regional de UGT, Antonio Jiménez, apuntó que según la OCDE se perderá el 10% del empleo por los cambios tecnológicos y la robotización, lo que agravará la situación de la juventud conforme se incrementen los negocios digitales, lo que calificó como «uberización de la economía».

Pepe Álvarez también anunció que el próximo 'Primero de Mayo', tres días después de las Elecciones Generales, UGT quiere que se llenen las calles para lanzar un mensaje al Parlamento que salga elegido en las urnas.

El líder sindical también se refirió a las denominadas «cloacas del Estado», que calificó de «escándalo y desvergüenza» y que emplea «medios de todos para favorecer los intereses de unos pocos» con «la mal llamada policía patriótica». Además, estimó que otro país «con un mínimo de tradición democrática ya hubiera puesto a las puertas del juzgado a todos estos delincuentes».

Respecto al salario mínimo, instó a la Seguridad Social a que persiga de oficio a las empresas que no apliquen los 900 euros en catorce pagas, pero especialmente a aquellas que lo aplican compensándolo con un aumento de la jornada laboral, lo que consideró ilegal.

«Si en el año 2020, para el que faltan siete meses, las empresas tienen que poner no 900 sino 1.000 euros, y ahora esas empresas están escatimando los 900, eso quiere decir que nos están tomando el pelo y no quieren aplicarlo», afirmó.

«Acabaremos llevando la reivindicación al Boletín Oficial del Estado y, por lo tanto, iremos pidiendo una subida escalonada del SMI», agregó citando lo que ocurre en otros países como Francia y Alemania, donde está ya por los 1.500 euros.

De la legislatura, manifestó que no se consiguieron metas que se plantearon, ya que Pedro Sánchez disolvió las Cortes «antes de lo razonable y varios puntos se nos han quedado en buena parte colgados», como la derogación de la reforma laboral de 2010 y 2012, aunque reconoció avances en políticas sociales como el subsidio para mayores de 52 años o decretos en relación a la igualdad».

En este sentido, comentó que los «viernes sociales, tras los viernes de luto de la época anterior resultan un avance sustancial», aunque advirtió que hubieran sido mejores si contaran con la colaboración de los sindicatos para la aprobación de las medidas porque las dotaría «de mayor eficacia y estarían mejor».

Más