La familia de Alberto Hernández, desaparecido en Mula, pide los mismos medios que en la búsqueda de Blanca Fernández

La familia de Alberto Hernández, desaparecido en Mula, pide los mismos medios que en la búsqueda de Blanca Fernández
LV

Sus allegados exponen que él «nunca ha sido famoso ni ha ganado medallas olímpicas pero ambos se perdieron en la sierra y que los dos sufrían un trastorno mental»

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

La familia de Alberto Hernández Cortés, desaparecido en la pedanía muleña de Casas Nuevas el pasado 4 de agosto del 2018, emitió una nota pública por la que solicita al Ministerio del Interior que aporte los mismos medios en la búsqueda del familiar desaparecido que ha utilizado en la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa.

La familia expone que Alberto «nunca ha sido famoso. No ha ganado medallas olímpicas. No pertenece a una familia legendaria del deporte español, y poco tiene en común con Blanca Fernández Ochoa, excepto que ambos se perdieron en la sierra y que ambos sufrían un trastorno mental». En el caso de Alberto, se trata de un trastorno esquizoide que «estaba sin tratar, porque Alberto no quería tomar medicación», según informa la familia.

Alberto salió el 4 de agosto de 2018, sobre las 8 de la tarde, desde su casa de campo situada en Casas Nuevas a dar un paseo, portando solo su teléfono móvil. En casa dejó toda su documentación, ropa y objetos personales. Incluso se dejó los ahorros de toda su vida. A partir de ese momento no se le volvió a ver.

Tras interponer su familia la denuncia, justo al día siguiente, ante la Guardia Civil de Mula, se desplegó un operativo «que nada tiene que ver con el gigantesco despliegue que se ha hecho para encontrar a Blanca. La búsqueda con voluntarios tan solo duró dos días. Se suspendió porque las autoridades supusieron que Alberto se había ido a hacer una vida de mendigo, simplemente por el hecho de que alguna vez comentó que si no encontraba trabajo, ese sería su futuro. Esto es algo que no cuadra puesto que se dejó en casa 4.000 euros», dice el hermano del desaparecido, Jerónimo Hernández.

Varios días después se reactivó la búsqueda gracias a las presiones familiares al Delegado del Gobierno. Esta búsqueda de agosto solamente contó con un número reducido de Guardias Civiles, Forestales, voluntarios de Protección Civil, Unidades Caninas de venteo y una cantidad de voluntarios civiles «que nada tiene que ver con el despliegue efectuado estos últimos días en Cercedilla». Un tiempo después, los GEAS miraron algunos embalses y llevaron a cabo un breve rastreo en el pantano de Pliego.

La familia de Alberto continuó en solitario ese camino para seguir buscándolo, puesto que sigue pensando que Alberto pereció en Sierra Espuña, seguramente debido a un brote psicótico que le hizo desfallecer en algún lugar en plena ola de calor. En estos últimos 13 meses convocaron siempre batidas por su cuenta, cada sábado con voluntarios. Han ido peinando una gran parte de la zona por donde Alberto pudo pasar, que coincide con la última señal de su teléfono móvil, el cual sigue apagado desde la 1:30 de la mañana del 5 de agosto del 2018.

Nunca se han rendido en la búsqueda, pero ahora asisten atónitos ante el interés mediático que ha suscitado la desaparición de Blanca, y no entienden que para ellos no se hiciera el mismo esfuerzo ni se utilizaran los mismos recursos que en Cercedilla. Por tanto, siguen pidiendo colaboración para encontrar a Alberto. «La poca ayuda oficial que hemos recibido hasta ahora es lo que la Guardia Civil puede hacer por nosotros: acompañarnos y prestar seguridad en las batidas», puesto que la última señal del móvil se encuentra en un monte privado en donde hay cotos y los dueños no permiten que se entre allí sin la Guardia Civil.

La familia Hernández, con Jerónimo Hernández al frente como portavoz, lleva 13 meses luchando, intentando que los medios de comunicación se hagan eco del caso para que no se olvide, y presionando a los políticos para reanudar la búsqueda aunque esto solo suponga establecer operativos de un solo día.

La familia se pregunta: «¿Qué discriminación existe para Alberto con respecto al titánico esfuerzo que se ha hecho en Madrid para buscar a Blanca? Simplemente, que no es famoso». La familia cree que si se hubiera establecido un buen protocolo de búsqueda desde el principio, seguramente ya lo habrían encontrado. Y piensan que «si Blanca se hubiera perdido en Sierra Espuña, se le habría buscado mucho mejor que a Alberto».

Por tanto, los familiares de Alberto exigen que vuelvan las ayudas, ruegan que no se les deje a un lado, «igual que al resto de familiares de desaparecidos en España, que no cuentan con apoyos prolongados en el tiempo en la mayoría de los casos».