«El éxito es relativo, porque en ocasiones te toca caerte para levantarte de nuevo»

José María Requena 'Reke'. / V. Vicéns / AGM
José María Requena 'Reke'. / V. Vicéns / AGM

El cantante José María Requena Camacho, 'Reke', preopara un espectáculo junto a la Orquesta Sinfónica de Cartagena

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Los seguidores de grandes éxitos de Queen, Tino Casal, Mecano y Mónica Naranjo están de enhorabuena. José María Requena 'Reke' (Cartagena, 1985) les ofrece la oportunidad de escucharlos interpretados por él, con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de Cartagena. Será el próximo viernes, a las ocho y media, en el Auditorio El Batel.

-¿Qué pueden esperar quienes vayan a ver el espectáculo?

-Creo que será algo que hasta ahora nadie ha ofrecido en Cartagena y que está en auge. Cogemos temas de toda la vida; éxitos del pop y del rock que ofrecen posibilidades de ser adaptados a un formato sinfónico y los llevamos a ese campo. Es algo que ya ha hecho Raphael, con mucho éxito. No en vano, mi director musical colaboró con él entonces en alguna de esas actuaciones

-¿Fue ese director musical quien pensó en usted para hacer algo similar?

-Pensó en mí porque tenía un perfil como vocalista que se adaptaba al repertorio. Todos son artistas a los que admiro.

-¿Cómo se inició usted en el mundo de la música?

-Gané un concurso de karaoke en la Urbanización Mediterráneo cuando tenía 17 años. Luego me marché a Murcia a estudiar Arte Dramático y lo compaginé con un dúo con una chica.

-¿Con qué nombre artístico?

-La verdad es que no teníamos ninguno. No nos fue mal, pero entonces llegó el 'casting' para la edición de 2009 de Operación Triunfo y lo pasé.

-¿Cómo fue la experiencia?

-Genial, maravillosa, porque me abrió muchas puertas para trabajar mi técnica como intérprete. Desde entonces vivo a caballo entre Valencia y Madrid.

-¿Cuáles son sus principales influencias como intérprete?

-La verdad es que me gusta todo tipo de música. Por eso me interesa la mezcla de ópera con rock, en un formato sinfónico.

-La verdad es que su imagen remite inevitablemente a George Michael, ¿está entre sus preferencias?

-Es, bueno era, un artista con una personalidad arrolladora y muy buen cantante, pero la verdad es que lo he escuchado poco. Tino Casal también es una referencia, pero yo me decantaría más por Freddy Mercury. De hecho llevo el lema de uno de sus éxitos, 'The show must go on' tatuado en mi piel.

-¿No es curioso que en los tres casos se trate de artistas fallecidos?

-Me lo han dicho en varias entrevistas. Por supuesto, mi admiración solo tiene que ver con sus virtudes como cantantes.

-Ha citado usted el lema de Mercury, 'el espectáculo debe continuar', pase lo que pase, tengas éxito o fracases. ¿Lo toma usted como una forma de afrontar todo eso?

-Hay que tomarse el éxito como algo relativo, algo que te pasa en un momento dado y que puede devolverte al mismo sitio en el que estabas. Yo llevaba bien mi carrera, pasé por Operación Triunfo y he vuelto a mi carrera. Hay que seguir adelante aunque en ocasiones te tocará caerte, tienes que volver a levantarte.

-O sea, que usted ya plantea lo que hace como una forma de vida.

-Llevo en ello desde los 14 años y considero que mi éxito es poder seguir dedicándome a lo que me gusta y que creo que sé hacer bien.

-¿Está contento de poder demostrarlo el viernes en su tierra?

-Mucho. Probablemente poca gente recuerde mis inicios cuando gané el concurso de karaoke y luego estuve como cantante en una banda. Por eso, solo pido al público que venga a recordar temas de éxito de toda la vida, con una adaptación que creo que les gustará.