El embajador de Cuba apuesta por una solución para Venezuela «sin interferencias extranjeras»

Machín, en la conferencia del Foro Nueva Murcia./Alfonso Durán / AGM
Machín, en la conferencia del Foro Nueva Murcia. / Alfonso Durán / AGM

Gustavo Machín considera, durante una conferencia en el Foro Nueva Murcia, que se debe encontrar una salida para el conflicto «por la vía pacífica y entre venezolanos» e invita a los inversores españoles a buscar oportunidades de negocio en la isla

EFEMurcia

El embajador de Cuba en España, Gustavo Machín, considera que el conflicto en Venezuela debe solucionarse «por la vía pacífica y entre venezolanos», es decir, sin «interferencias de países extranjeros» como está sucediendo en estos momentos.

En su opinión, estamos ante un caso de «abiertas descarnadas injerencias» en el asunto por parte de Estados Unidos que además, lamentó, está «manipulando» a la opinión pública para tratar de vincular el conflicto venezolano con Cuba, «demonizar» a la isla y utilizar la crisis del país vecino para recrudecer las medidas de bloqueo a la isla.

«Estamos convencidos de que los conflictos deben solucionarse por la vía pacífica y negociadora y estamos opuestos al uso de la fuerza», añadió el embajador, que este jueves pronunció en el Foro Nueva Murcia una conferencia sobre la actual situación de su país y las oportunidades de negocio que ofrece a los empresarios murcianos.

España, señaló, es el principal socio comercial de Cuba en la Unión Europea y el tercero a nivel mundial por volumen de exportaciones tras Venezuela y China, pero es el primero por variedad de productos, ya que la isla caribeña compra a la península todo tipo de bienes y servicios, desde motores y productos electrónicos, hasta alimentos, fertilizantes o resinas.

Durante su charla, Machín subrayó que, desde 2010, su país ha hecho un intenso «ejercicio de autoevaluación y autocrítica» que ha dado como resultado un cambio intenso de sus políticas económicas que han desembocado en la aprobación el pasado 24 de febrero en una nueva Constitución que plasma esos «cambios serios y profundos» en las políticas económicas para ampliar las formas productivas y de propiedad.

De esa manera, la nueva Constitución blinda las nuevas formas productivas que se han introducido en el país, antes monopolizado por la empresa pública. Así, las empresas mixtas con capital extranjero, las cooperativas, o los trabajadores por cuenta propia tienen asegurados sus derechos en la nueva carta magna, lo que supone una garantía, dijo, para los inversores extranjeros que son, para el Gobierno, un eslabón necesario para fomentar el desarrollo del país.

Entre los sectores que pueden ser de interés para los inversores extranjeros, el embajador subrayó el turístico, ya que el país recibe actualmente 5 millones de visitantes internacionales al año, lo que genera riqueza e inversiones en todos los sectores de la economía.

Desde que en 2014 se aprobó la ley de inversiones extranjeras hasta 2018, dijo, se han comprometido ya 5.500 millones de dólares a través de compañías de 28 países diferentes, y solo en 2018 se aprobaron 40 nuevos negocios con capital extranjero por valor de 1.500 millones de dólares.

España, detalló, tienen medio centenar de negocios establecidos en la isla, diez de ellos en la Zona de Desarrollo Especial de Mariel y el país es ya el principal inversor extranjero en materia de turismo, ya que de las 16 empresas internacionales que gestionan empresas del sector, 11 son españolas. Además, el 60% de las empresas internacionales que operan en Cubra son españolas.

Todos estos cambios, subrayó, se han planteado para mejorar la calidad de vida de los cubanos y su bienestar, que considera que se ha incrementado a pesar de los graves problemas que ha reconocido que afectan a su población a consecuencia del bloqueo que mantiene Estados Unidos, una situación que es la única que han conocido más del 76% de la población.

El anterior presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recordó, tomó medidas que relajaron ese bloqueo y permitieron que numerosas empresas norteamericanas buscaran oportunidades de negocio y, de hecho, estén operando en la isla.

«Desafortunadamente, Donald Trump está tomando medidas para revertir la mayoría de los avances que hubo y estamos en un franco retroceso en las relaciones bilaterales», reconoció, algo que afecta negativamente a la economía del país, pero que se matiza por el hecho de que Estados Unidos ha ampliado su «guerra comercial» a otros países como China, lo que está ayudando a Cuba para «compartir» su preocupación sobre Estados Unidos con otras zonas del mundo, concluyó.