La Asamblea aprueba por unanimidad una histórica reforma del Estatuto de Autonomía

Votación del Pleno de la Asamblea Regional de este lunes, en el que se ha aprobado la reforma del Estatuto de Autonomía./Antonio Gil / AGM
Votación del Pleno de la Asamblea Regional de este lunes, en el que se ha aprobado la reforma del Estatuto de Autonomía. / Antonio Gil / AGM

Los partidos destacan que el texto reconoce derechos socialmente aceptados e introduce a la Región de Murcia en el siglo XXI

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

Con el ambiente solemne de las grandes ocasiones y un Patio de las Comarcas repleto de representantes de la sociedad de la Región de Murcia, la Asamblea aprobó este lunes por unanimidad de sus 45 diputados, pertenecientes al PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, el proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía. La norma básica por la que se regirá la autonomía murciana cuando ésta sea ratificada por el Congreso de los Diputados y también por los ciudadanos en referéndum tiene 99 artículos, 44 más que el aprobado hace 37 años. En palabras del portavoz de Ciudadanos, Miguel Sánchez, «es acorde al siglo XXI y reconoce los derechos socialmente aceptados».

La Comisión de Reforma del Estatuto de Autonomía, la posterior firma del documento pactado por los partidos y la sesión plenaria para escenificar el acuerdo se convirtieron en el mayor ejemplo del consenso imperante durante la legislatura que ahora acaba. Así lo destacó el portavoz del Grupo Popular, Víctor Manuel Martínez: «Nos hemos despojado de lo que nos separa, anteponiendo el interés general y el del millón y medio de murcianos».

Más

A los avances sociales se refirió también el líder de Podemos, Óscar Urralburu, quien aseguró que el texto que este mismo lunes será enviado al Congreso de los Diputados recoge los espíritus del 15-M, del 8 de Marzo y de los movimientos ambientalistas de los jóvenes de todo el mundo. «La Región de Murcia ha cambiado mucho en estos 37 años y se merecía un marco de convivencia actualizado», defendió.

El portavoz del PSOE, Joaquín López Pagán, espera que los «murcianos se sientan orgullosos» del trabajo realizado por los diputados para culminar la IX Legislatura. Aunque recordó que el nuevo Estatuto también nace de la contribución de diputados de otras legislaturas y destacó el trabajo de quien fue representante de Izquierda Unida, José Antonio Pujante, recientemente fallecido.

La presidenta de la Asamblea, Rosa Peñalver, recordó que fue en 2005 cuando se creó por primera vez una comisión para la reforma del Estatuto. Desde entonces han comparecido una treintena de representantes de partidos, sindicatos, universidades, colectivos vecinales y sociales y otro tipo de entidades para realizar propuestas y contribuciones. También han sido escuchados ciudadanos que trasladaron sus inquietudes por escrito en este tiempo. «Estamos, pues, ante una reforma participada, escuchada y consensuada». Falta a la verdad, dijo, quien dice que no ha sido escuchado en la Asamblea.

«Nos sentimos orgullosos todos nosotros por el trabajo soberbio que hemos traído a este pleno. La verdad es que hemos dado respuesta a lo que los ciudadanos de la Región de Murcia esperaban de nosotros», dijo Peñalver. Reconoció que probablemente tampoco sea la reforma que algunos sectores de la sociedad esperan, valoró la resistencia de los portavoces parlamentarios ante las presiones de sus partidos y también para desmontar a quienes han denostado el texto «sin ser definitivo y sin conocerlo», en una clara alusión a las críticas del partido de extrema derecha Vox.

El nuevo Estatuto reconoce el derecho de los murcianos a la participación política, a la igualdad entre hombres y mujeres, a la educación, a recibir asistencia sanitaria, al trabajo, y a declarar la voluntad vital anticipada, entre otros aspectos recogidos por pirmera vez en la norma básica de la Región. Reconoce la ciudad de Cartagena como capital legislativa de la Región, suprime los aforamientos de diputados y miembros del Consejo de Gobierno, y también deja una puerta abierta a constituir nuevas provincias en el seno de la Comunidad, siempre de acuerdo con la Constitución y las leyes españolas.

El texto también establece el derecho al agua para consumir y atender las necesidad de desarrollo económico y social. Contempla la preservación del Mar Menor como un asunto esencial para el desarrollo de la Región.

El capítulo de instituciones regionales reconoce por primera vez a los órganos consultivos, los consejos Económico y Social y el Jurídico de la Región de Murcia, así como el de Transparencia. Otra de sus grandes novedades es que permite al presidente la disolución de la Asamblea para anticipar elecciones, como ya ocurre en otras autonomías.

Como ley orgánica que es, el nuevo Estatuto de Autonomía tendrá que ser aprobado ahora en el Congreso de los Diputados por los representantes que salgan elegidos en las votaciones del próximo día 28. Cuando lo hagan, volverá a la Región para que los murcianos lo ratifiquen en referéndum.