Los desempleados mayores de 55 años se triplican en diez años en la Región

Un señor entra en la oficina del SEF, en una imagen de archivo./Javier Carrión / AGM
Un señor entra en la oficina del SEF, en una imagen de archivo. / Javier Carrión / AGM

Según un informe de la Fundación Adecco, la cifra de parados por encima de esta edad pasa del 4,7% al 12,7% en una década

LA VERDADMurcia

La Fundación Adecco presenta el informe '#TuEdadEsUnTesoro: mayores de 55 años en el mundo laboral', un trabajo cuyo propósito es visibilizar y generar conciencia sobre las grandes dificultades que siguen encontrando los profesionales más senior para acceder al mercado laboral y conservar su empleo.

Este trabajo recoge sus conclusiones de una encuesta, confidencial y anónima, a 160 profesionales de Recursos Humanos, de cara a identificar sesgos inconscientes y actitudes discriminatorias, combinada con otra encuesta a 600 desempleados mayores de 55 años. Todo ello utilizando como contexto los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Según se desprende del informe de Adecco, en la Región de Murcia, ya se contabilizan 13.600 parados que superan los 55 años de edad, más del doble que en 2009 (6.400). Los séniors representan una proporción cada vez mayor del total de parados murcianos, debido al envejecimiento demográfico, así como a prejuicios y estereotipos en las empresas que, unidos a las dificultades que encuentran para actualizar sus competencias, les conducen a la cronificación de su desempleo.

Otra de las conclusiones de este estudio es que la Región de Murcia alcanzó su máximo histórico del índice de envejecimiento, registrando un 84%: se contabilizan 84 mayores de 64 años en 2018 frente a 100 menores de 16, una cifra que en 1980 se situaba en el 32%.

A pesar de representar una fuerza laboral en aumento, el 83% de los responsables de Recursos Humanos no ha seleccionado a ningún mayor de 55 años en el último año; el 40% admite que la edad le genera dudas para la adaptación y el desempeño del puesto, mientras que un 45% afirma que no ha tenido oportunidad de contratar a séniors, al no haber recibido candidaturas de este grupo de edad. Por último, un 5% alega otros motivos.

Algunas de las principales creencias que frenan a los reclutadores a la contratación de mayores son: «sus conocimientos estarán obsoletos» (75%), «tendrá una menor flexibilidad» (60%), «no encajará en una plantilla mayoritariamente más joven» (34%) o su absentismo será superior, debido a mayores problemas de salud (25%).

«Estas creencias son producto de prejuicios y estereotipos muy asentados en el imaginario social, que se trasladan a las empresas y dan lugar a la discriminación por edad. Sin embargo, son pensamientos anacrónicos que empobrecen a las organizaciones y a la sociedad en su conjunto, al desechar valores tan habitualmente presentes en los séniors como la experiencia, la madurez, la templanza o la fidelidad. Además, resulta un absoluto contrasentido discriminar a un trabajador maduro, en una sociedad en máximos históricos de envejecimiento en la que la fuerza laboral sénior va a ser la dominante y en la que la edad de jubilación tiende a incrementarse» – declara Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

Los prejuicios a los que se enfrentan los séniors tienen un impacto directo en su autoestima: el 90% opina que su edad le perjudica en la búsqueda de empleo y admite sentir inseguridad cuando acude a las entrevistas de trabajo. De hecho, un 58% considera que no podrá volver a trabajar nunca. La Fundación Adecco encontró empleo a 899 mayores de 55 años en el último año, el 37% del total de los que acudieron a sus oficinas.