Reencuentro con otro viejo conocido

Angel di María celebra un gol. /
Angel di María celebra un gol.

Di María regresa a la que fue su casa y podría ser el octavo exmadridista que marca a los blancos en Champions, aunque no lo celebraría: «No he olvidado la décima'»

ANTONIO LLINARESMadrid

El sorteo de la Liga de Campeones deparó varios emparejamientos con morbo, y algunos ya se han producido, como el reencuentro entre Iker Casillas y José Mourinho o la vuelta de Luis Enrique al Olímpico de Roma. Faltan, entre otros, el de Jesús Navas con el Sánchez Pizjuán, que también será este martes, o el del Atlético de Madrid con el estadio Da Luz, donde perdió la final de 2014. Pero sin duda, uno de los cruces más sonados es el del Real Madrid contra el París Saint-Germain, lo que supondrá el regreso de Ángel Di María al Santiago Bernabéu. En el partido disputado en París el argentino se vio superado por Marcelo y fue sustituido en la segunda parte. Este martes vuelve a la que fue su casa y, además, tras dar la victoria a su equipo en el último partido de la liga francesa. En la historia reciente el club blanco ha visto cómo siete de sus exfutbolistas le amargaban más de una noche europea, y algunos en rondas cruciales.

Los casos más recientes se remontan a la temporada 2003-04, cuando el equipo entonces dirigido por Carlos Queiroz cayó eliminado en cuartos de final ante el Mónaco de Fernando Morientes y Ludovic Giuly, entre otros. El equipo francés perdió la final ante el Oporto de un novato Mourinho, pero dejó en la cuneta al Real Madrid con dos tantos del que fuera delantero merengue, uno en la ida y otro en la vuelta. Aquella eliminatoria supuso un punto de inflexión para la plantilla blanca, que estaba diseñada para ganarlo todo con nombres como Luis Figo, Zinedine Zidane, Ronaldo, David Beckham o Raúl.

El siguiente verdugo fue el holandés Arjen Robben, que con la camiseta del Bayern de Múnich marcó en la vuelta de las semifinales de la temporada 2011-12 en el Bernabéu. El gol forzó la prórroga y los posteriores penaltis de ingrato recuerdo para los madridistas. Otro tulipán que también vistió la camiseta blanca a punto estuvo de dar un susto a su exequipo. Fue Wesley Sneijder, con el Galatasaray, en los cuartos de final de la campaña 2013-14. Los turcos se impusieron por 3-1 con un gol suyo tras el 3-0 en la ida del Madrid, que acabó clasificándose para después caer eliminado ante el Borussia Dortmund. El holandés volvió a marcar este verano a su exequipo. Eso sí, fue en el Trofeo Santiago Bernabéu, y lo celebró bastante.

Incluso en la temporada de la 'décima' se coló un exmadridista por el camino. Fue el también holandés Klaas-Jan Huntelaar y, aunque su gol no fue nada trascendente -el equipo de Ancelotti ganó 1-6 al Schalke 04 en la ida de octavos-, sí logró batir a Casillas. La temporada siguiente, el 'Cazador' volvió a marcar al que fue su equipo en la misma ronda, pero esa vez estuvo a punto de significar algo más. Los blancos ganaron por 0-2 en Alemania pero cayeron 3-4 en el Bernabéu con dos tantos de Huntelaar, en una noche en la que el Madrid rozó el ridículo europeo.

Morata, el último

El último precedente data de la pasada edición de la Champions. El canterano blanco Álvaro Morata, que se fue a la Juventus a buscar minutos, fue el principal artífice de que el equipo de Ancelotti no alcanzara la final de Berlín. El delantero madrileño marcó en la ida en Turín (la Juve ganó por 2-1) y el gol que destrozó la ilusiones madridistas en la vuelta (1-1). Otros exmadridistas como Julio César o Iván Zamorano también le marcaron antes al Real Madrid en la máxima competición europea.

El próximo viejo conocido en regresar al Bernabéu será el Fideo', y queda por ver si logrará ser el octavo en perforar la portería blanca. De ser así, el argentino ya declaró antes del partido en el Parque de los Príncipes que no celebraría ningún gol. «No he olvidado la 'décima'», dijo el jugador del PSG. Quedan todavía varios exmadridistas que aún no se han enfrentado a los que fueran sus compañeros, como Mesut Özil, Gonzalo Higuaín, José Callejón, Xabi Alonso -sí se midió al Madrid en un amistoso este verano- e Iker Casillas. Esta misma edición de la Liga de Campeones podría deparar en rondas futuras una eliminatoria contra el Arsenal, el Oporto o el Bayern. El morbo está servido.