Rescatan a trece perros que convivían con cadáveres de animales de una finca en Javalí Nuevo

Uno de los perros rescatados este viernes junto al esqueleto de un animal. / EQUALIA

Agentes de la Guardia Civil ejecutan el desahucio de la propiedad al tiempo que desalojan a 58 ejemplares de diferentes especies que se encontraban en pésimas condiciones

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

Las protectoras de animales la bautizaron como la 'finca de los horrores' y, quizá, para los 13 perros, 17 ovejas, seis gallinas, seis jerbos, cinco conejos, cuatro tortugas, cuatro cobayas y tres gatos que hasta este viernes habitaban la propiedad ese sea el calificativo que más se aproxime a cómo vivían ahí dentro.

«El hedor en la finca era insoportable, indescriptible. No había un palmo de terreno en el que no hubiera mugre, heces o basura amontonada. Cuando entramos vimos a un perro que nos movía la cola junto a un esqueleto y había huesos esparcidos dentro de su chenil. En la jaula de al lado un cachorro trataba de darnos la pata mientras entre sus fauces llevaba un jirón de piel putrefacto». De esta manera describe un miembro de la ONG Equalia el momento en el que accedieron a la propiedad en la que agentes del Seprona de la Guardia Civil y la comisión judicial ejecutaron una orden de desahucio que pesaba sobre el inmueble, situado en la pedanía murciana de Javalí Nuevo desde hace varios años. «Es la sexta vez que se intenta hacer efectivo el lanzamiento, pero el hecho de que estuvieran los animales dentro impedía que se ejecutara, ya que ninguna administración se hacía cargo de ellos», indicó una de las letradas de la asociación madrileña Abrazo Animal, que se hizo cargo de los animales.

Sin embargo, el pasado mes de septiembre la organización animalista interpuso una querella contra el inquilino de la parcela por un presunto delito de maltrato animal y otro contra la salud pública. La coordinación de ambos procedimientos dio como resultado este viernes la ejecución efectiva del lanzamiento y el desalojo de los animales bajo la custodia de la protectora madrileña. En el rescate también participaron miembros de la Federación de Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (Fapam) y el asesoramiento de los abogados DeAnimals de Murcia.

Una decena de voluntarios de estas asociaciones participaron este viernes en el desalojo y la mayoría de ellos no daban crédito a lo que estaban presenciando. «Hace tiempo que no veo algo así». Calaveras por el suelo, restos de animales muertos, ovejas hacinadas con las pezuñas deformadas. «Muchas de ellas no podían andar y las hemos tenido que llevar al camión en carretilla. A partir de hoy ya no van a sufrir más». Su destino ahora es la Fundación Santuario Gaia en Gerona.

Por su parte, los trece perros, todos ellos de tamaño grande, se encontraban en un estado lamentable. «Todos están muy delgados, con tumores e infectados de parásitos. Ellos se vienen con nosotros, a nuestras instalaciones donde confiamos que con el cariño de nuestros expertos se recuperen», afirmó la presidenta de Abrazo Animal.

'La finca de los horrores'

Esta no es la primera intervención que realizan los animalistas en esta finca. Las sospechas sobre el presunto maltrato del arrendatario hacia sus propios animales vienen de meses atrás. Equalia publicó un vídeo el pasado mes de diciembre al que titularon 'En la finca de los horrores', en cuyas imágenes se podía ver «a un can comiendo los resto del cadáver de otro perro». También realizaron el seguimiento de un perro agonizando durante varios días, «y llegamos a grabar a un cachorro encerrado en una jaula de pájaros», recuerda un portavoz de la ONG.